Mar

Fotografía: Timothy Valentine (Creative Commons)

Jesús se pasaba el día haciendo “pruebas”… Casi mata del susto a los discípulos. Resulta que un día les dijo: “Ale, vamos todos en la barca a la otra orilla”… ¿Pero para hacer algo allí?, ahora eso no cuenta, lo que cuenta es la que se armó en el lago…

Estando en el agua y con aquello del vaivén de las olas, Jesús se “quedó dormido”… Ya ya, tenía un ojo más abierto… Total, que de pronto aparece un tormentón de tal calibre que los pobres apóstoles creyeron perder la barca y la vida.

-¡Maestro, Maestro, despierta de una vez porfa, que la barca se hunde y perecemos!”.

Jesús se levantó (no sé como lo haría porque aquel meneo debió ser de órdago) y con sus manos levantadas hacia el mar, amainó el viento y las olas quedaron en calma…

Y ahora viene la bronca: “¿Donde está vuestra FE?”.

Yo no sé donde estaría la fe de los “acongojados” apóstoles, pero la verdad es que para ellos, si no es porque Jesús abre el otro ojo… ¡Adiós Madrid! Nos arrugamos por todo como los pimientos de Padrón… Menos mal que las broncas dan resultado; ahí tenemos a Sta. Teresa de Calcuta haciendo de las suyas todos los días y todo le salía.

Nosotros en cambio hemos llegado a decir: ¿Dónde estabas, donde estás Tú?… Y Él nos dirá ¿Y tú?, ¿y tu fe, “ande andará”? Pues…

Después de calmar las aguas, los apóstoles se dijeron (ya les vale, da igual lo que hayan visto antes): ¿Quién es éste que manda incluso a los vientos y al agua y le obedecen?

La FE es dura de pelar… La mía es de risa por lo diminuta (ya lo decía Él), pero lo peor de esta carencia, es llegar a dudar de Dios y eso ¡Sí que no!

Jesús diría: “Sí tu fe es de pena, no te agobies, eres “normal” pero si me lo pidieras con la FE de saber que yo mando sobre el mundo y creas que soy capaz de todo, pararé hasta un tsunami…”.

Lo importante de este Evangelio es la DUDA que envolvió a los apóstoles ante el peligro… Pero Él nunca está dormido aunque “lo parezca”, siempre actúa.

Pues a ver si nos dejamos de tantas dudas y tonterías que nos perjudican y sepamos que actuará cuando lo crea conveniente ¿Vale?