emma-diez-lobo-11

Estos dos pasajes, Lucas los escribe corre que te corre o es que mi Biblia se ha encogido… Y si no los pongo juntos, no lleno ni una hoja; y encima cambia el orden: Primero el prendimiento y después el bautismo y eso que dijo a “Teófilo”, te lo escribo por orden ¡Ya veo, ya!

Primero el bautismo, Lucas…

Llegó Jesús donde Juan estaba bautizando y después del gran abrazo y unas palabras, pidió ser bautizado. Acto seguido, Jesús se puso a orar y… ¡Zas! El Espíritu Santo que viene y se posa en su cabeza en forma física de Paloma. La gente no le dio importancia hasta que…

Se oye una voz grave y profunda (esto es de mi cosecha) en el cielo del Jordán: “Tú eres mi Hijo amado, mi predilecto”.

¡Pero qué pasa, qué pasa!, dijeron acogotados los que circundaban por los aledaños… Jesús miró al cielo y Juan se arrodilló (seguro).

¡¡¡Pues que va a pasar, qué Jesús es el HIJO DE DIOS y os lo he hecho saber!!! Y encima con voz y con Paloma… ¿Qué más queréis nido de víboras??? (esto lo pensó Juan). Y sí, sí que ha servido, pero no sirvió entonces ¡fariseos!… Bueno, algunos sí que creyeron y le amaron, pero poquines. Ahora ya somos mogollón.

Después prenden a Juan, Lucas…

Juan se metió donde debía… ¡Anda que ya le vale a Herodes liarse con Herodías (jajaja, se llaman igual)!, la mujer de su hermano… Y como Juan es como es y cómo tenía que ser, pues no sólo le criticó ese asunto, sino también por ser un criminal empedernido… Pues ¡Hala! a la cárcel y después su cabeza en bandeja y eso que “apreciaba a Juan”; si no llega a ser así, me lo corta en pedacitos varios… ¡¡¡Hay que ser faldero y malo, jopé!!! Y la susodicha, ni os cuento… ¡Qué “tía” más bicho!

Cosas de los humanos… Censuras de la Familia de Dios.