“Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te
he conocido y éstos han conocido que tú me has enviado.
Yo les he dado a conocer tu Nombre y se lo seguiré
dando a conocer, para que el amor con que tú me has
amado esté en ellos y yo en ellos.”

Jn 17, 25-26

Velas

Fotografía: coloneljohnbritt (Creative Commons)

PORQUE ME AMAS

Porque me amas,
me haces morir cada día
y nacer cada mañana
con un nuevo corazón.

Porque me amas,
me has puesto un vestido nuevo
me has ceñido la cintura,
y ahora soy tu peregrino.

Porque me amas,
no permites que mi alma,
a lo largo del camino
eche la vista hacia atrás.

Porque me amas,
enciendes todas las luces
y permites que mi alma
vea el mundo con tus ojos.

Porque me amas,
descargas mi corazón
de tanta fatiga inútil
y lo lanzas hacia el cielo.

Porque me amas,
me hablas y me consuelas
y aunque a veces me impaciento
siempre aparece la luz.

Porque me amas,
no triunfa nunca el otro
el oculto, el vil, el débil.
Tu das batalla por mí.

Porque me amas,
has abrazado mi vida
y sostienes cada instante
mi infinita pequeñez.

“El Señor es bueno y es recto,
y enseña el camino a los pecadores;
hace caminar a los humildes con rectitud,
enseña su camino a los humildes”

Salmo 24, 8-9