Sermón de la montaña

Fotografía: Lawrence OP (CC)

No me gustaría estar entre estos…. ¡Uff, menudo enfado tiene Jesús aquí y aún así estos “tipos” sin enterarse. Y ¿Cómo se lo decimos??? Dios, tienes que meterte en su alma y hacerles ver. ¿Tú crees que les llegará algo de lo que yo digo?, ¡Ojalá!

Mirad, mirad lo que os dice:

“¡Ay de vosotros los ricos, porque ya tenéis consolación!”. ¡Joooooopéeeeee! No cuenta con vosotros ¡tíos!… Corred e id a compartir la “plata” por favor, que no os queda mucho tiempo y… ¡Como no os percatéis del tema…!

“Ay de vosotros, los que ahora estáis hartos, porque tendréis hambre”. Os vais a quedar como los biafreños en épocas de hambruna… ¡Chicos!, me lo pensaría pero que muy seriamente, qué no os queda tanto y os estáis tejiendo un grave problema; “Aflacad” ya y compartid lo que tenéis, que estáis a tiempo en verdad, pero hacedlo deprisa, uno nunca sabe…

“Ay de vosotros los que ahora reís, porque gemiréis y lloraréis”. Yo os diría que os riáis bastante menos, menos juergas, ya me entendéis; Porque lo que os espera es terrorífico… Y aún vivís como si nada tan “tranquis”, pues se os van a poner los pelos como escarpias ¡Qué horror, evitadlo ya!

“¡Ay de vosotros cuando os alaben todos los hombres! Así alababan sus padres a los falsos profetas”. Todo esto es gordísimo amigos. Si sois aquí alabados (cuando alabado sólo es Dios), ¡uff! Lo que os espera… Seréis el “bicho” más insignificante pisoteado por otro bicho peor… El ego, la soberbia, la vanidad, tus dioses… ¡Uyyyyyy! me recuerda a “Fausto”, sí, el de Shakespeare.

¡Espabilad y convertíos en “masa gris” como la mayoría! Que aun siendo “grises”, también lo podemos tener fatal fatal, pues imaginaros vosotros que vais de “smoking” todo el día para que os reconozcan ¡Menudo rechinar de dientes!, pero fijo eh?

Os lo están avisando; id a misa y lo escucharéis; leed y lo sabréis; creed y viviréis en paz, pero si dais la espalda a sus Palabras, no quiero ni contaros…

¡Todo lo que dice lo cumple! Y no porque Él os castigue, lo haréis vosotros mismos…