Ben-Hur

1959 | William Wyler

Ben-Hur Esta adaptación de una novela de Lewis Wallace, fue una de las últimas grandes películas de la Edad de oro de Hollywood. Narra los avatares del injustamente condenado Judah Ben-Hur, cuyos deseos de venganza tropezarán con el mensaje de perdón de Jesucristo. Se extiende a lo largo de tres horas y media de entretenimiento, con secuencias míticas como la carrera de cuadrigas y una profunda simbología cristiana.


Jesús de Nazaret

1977 | Franco Zeffirelli

Jesús de Nazaret Otros de los clásicos indiscutibles de la Semana Santa, ya que quizá sea el film sobre la vida de Jesús que más ha calado en el público. El rostro de Robert Powell quedó asociado en el imaginario colectivo al de Cristo y eso que, en principio, el británico iba a interpretar a Judas Iscariote. Sin embargo, el director Franco Zeffirelli se preguntó que si Judas tenía esa mirada, ¿cómo debía ser la del Maestro?


La Pasión de Cristo

2004 | Mel Gibson

La Pasión de Cristo Fue polémica incluso antes de su estreno, pero desde su presentación se convirtió en un referente dentro del género religioso. Aunque no es apta para todas las sensibilidades por su explícita violencia, atesora grandes cualidades cinematográficas y espirituales, sobresaliendo su excelente composición del personaje de María. James Caviezel se entregó de lleno a la tarea de representar a Jesucristo, en el papel por el que será recordado.


Marcelino, pan y vino

1955 | Ladislao Vajda

Marcelino, pan y vino Injustamente infravalorada por el contexto sociopolítico en el que se realizó, este largometraje español de Ladislao Vajda nos presenta -al margen de ideologías políticas-, el entrañable encuentro entre un muchacho huérfano y la imagen de un crucificado. Escenifica de un modo inmejorable la fe de los niños y de los sencillos; un tema recurrente en el cine espiritual europeo, que quedó plasmado en títulos clave como Ordet, El séptimo sello o Milagro en Milán.


Quo Vadis

1951 | Mervyn LeRoy

Quo Vadis (1951) La cinta recrea la persecución sufrida por los cristianos a manos de Nerón, enfrentando el paganismo romano con el nuevo orden propuesto por el cristianismo. Se trata, sin duda, de una de las producciones bíblicas más populares, fruto de una historia atractiva, basada en el popular relato de Henryk Sienkiewicz, que ha dado pie a otras versiones, pero ninguna tan brillante. Peter Ustinov está soberbio como el cruel Nerón.