Este año nuestra lista está copada por el cine europeo, que ha participado en la producción de los cinco largometrajes que aquí recogemos. Todos ellos han contado con una difusión limitada en los cines, pese a su indudable calidad, pero sus realizadores han estado libres de las ataduras argumentales propias de los estándares más comerciales y lo han aprovechado para contar historias comprometidas y humanas, que merece la pena conocer.

 

1

Calvary

John Michael McDonagh

Calvary Durante una confesión, el padre James es amenazado por un hombre que quiere asesinarle para vengar los abusos que sufrió cuando era un niño. Con el trasfondo de los escándalos sexuales de la Iglesia en Irlanda, McDonagh pone en liza a un buen sacerdote que absorbe el dolor causado por los errores de otros, más el mal que destilan los vecinos de un pequeño pueblo costero. Oscuro film, de profundas reflexiones, en el que se luce un excelente Brendan Gleeson, que interpreta con absoluta credibilidad a un hombre comprometido con su fe y su entorno, que vivirá un particular Vía Crucis.


2

Mandarinas

Zaza Urushadze

Mandarinas Esta coproducción estonio-georgiana nos traslada a una provincia azotada por la guerra en Georgia, a principios de los 90. Un anciano acoge a dos soldados de diferentes bandos, heridos en un tiroteo junto a su casa. Su autoridad moral será la que mantenga el orden entre los enemigos, dispuestos a vengar la muerte de los suyos, cuando se recuperen de sus lesiones. Esta pequeña película sobre el conflicto entre países de la antigua Unión Soviética, ofrece una mirada sensata, honesta y libre de prejuicios hacia la guerra, más allá de partidismos.


3

La historia de Marie Heurtin

Jean-Pierre Améris

La historia de Marie Heurtin A veces la realidad supera a la ficción y eso ocurre en esta adaptación de un hecho sucedido en un convento francés, en el siglo XIX, donde los métodos educativos de las religiosas para tratar a sordomudas resultan insuficientes, cuando reciben la solicitud de ingreso de una chica que, además, es ciega. Jean-Pierre Améris evita todo tipo de clichés en un drama, que requiere esfuerzo por parte del espectador, sobre una entusiasta monja que lleva al extremo la caridad cristiana y el amor al prójimo, tratando de sacar a una joven de la más absoluta oscuridad.


4

La canción del mar

Tomm Moore

La canción del mar En el 2010 formó parte de nuestra lista esa pequeña joya titulada El secreto del libro de Kells. Su director, el irlandés Tomm Moore, se ha superado a sí mismo, con esta bellísima cinta de animación tradicional, sobre unos niños que tienen que afrontar la trágica pérdida de su madre y la separación de su hogar, al ser enviados a la ciudad con su abuela. En su clandestino viaje de regreso a casa, se adentrarán en un mundo mágico de criaturas, que conocían por las leyendas relatadas por su madre, y aprenderán más acerca del valor de la familia.


5

Timbuktu

Abderrahmane Sissako

Timbuktu La acción se desarrolla en Mali, país africano donde una comunidad musulmana sufre el terror yihadista, cuando estos toman la ciudad de Timbuktu, imponiendo todo tipo de absurdas prohibiciones y aplicando leyes injustas. Este interesante relato está dirigido por el mauritano afincado en Francia, Abderrahmane Sissako. Nace de las entrañas mismas del islam, ofreciendo una visión sin intermediarios, ni ideas preconcebidas sobre esta religión. Traza una clara línea entre las personas que viven en paz su fe y aquellas que la utilizan como arma arrojadiza contra los demás.