Cáceres es un escenario idílico para el fotógrafo. Entre sus murallas y torres se desarrolla una espléndida representación de la Pasión, marcada por sus fuertes contrastes. Esta circunstancia se une a las muchas posibilidades que ya de por sí ofrece la fotografía en Semana Santa, pues en ella confluyen su evidente valor documental, con la modalidad del retrato o la arquitectónica -siempre en segundo plano-. Proporciona una gran variedad de luces para elegir -y con las que lidiar-, junto con la agitación de saber que no hay nada preparado y que muchas veces tienes un suspiro para capturar una imagen irrepetible. Pero si algo distingue a esta fotografía del resto, es que va más allá de la admiración que produce una instantánea bien hecha, para representar esa conjunción entre lo trascendente y las hondas raíces personales y culturales, capaz de plasmar emociones únicas.

Jesús Condenado

Cristo de la Victoria

Jesús de la Humildad

Penitente del Amor

Señor de las Penas

Hermana del Nazareno

Estandarte del Nazareno

Penitente de las Batallas

Cristo del Refugio

Costalero de la Salud

Mantilla de la Salud

Jesús de la Salud

Procesión del Amparo

Cristo del Amparo

Cristo de la Buena Muerte

Virgen de la Esperanza

Cristo de la Preciosa Sangre

Procesión del Cristo Negro

Hermanos del Cristo Negro

Cristo Negro

Triunfo de la Eucaristía

Hermanos de carga de la Cena

Sagrada Cena

Hermanos de carga del Triunfo

Oración en el Huerto

Hermana de la Vera Cruz

La Flagelación

Cristo de la Salud y Expiración

Hermano de carga de La Zapatona

Hermanos del Amor

Hermana de la Expiración

Hermanos de carga del Cristo del Amor

Cristo del Amor

Señor de la Columna

Procesión del Humilladero

Procesión de Jesús Condenado

Jesús Condenado

La Caída del Señor

Cristo de las Indulgencias

Jesús Nazareno

Saetera

Virgen de las Angustias

Medalla de los Estudiantes

Ceremonia del Descendimiento

Cruz vacía

Pies del Resucitado

Cristo Resucitado

Saetero

Virgen de la Alegría

Detalle del rosario

Resurrección de Cristo