9
Ben-Hur (1959)
4,5 estrellasTítulo original: Ben-Hur
Año: 1959
País: Estados Unidos
Duración: 214 min.
Género: Drama
Categoría: Bíblicas
Calificación moral: TP
Director: William Wyler
Guión: Karl Tunberg
Música: Miklós Rózsa
Fotografía: Robert Surtees
Reparto: Charlton Heston, Jack Hawkins, Haya Harareet, Stephen Boyd, Hugh Griffith, Martha Scott, Cathy O’Donnell

Judah Ben-Hur, miembro de una familia noble de Jerusalén, y el tribuno romano Messala, son dos viejos amigos convertidos en enemigos, tras una discusión motivada por la negativa de Ben-Hur de ayudar a Messala en el sometimiento de los romanos a su pueblo. Tras el incidente, mientras Ben-Hur y su hermana contemplan el paso de las tropas romanas por delante de su casa, de manera fortuita, unas tejas se desprenden sobre la comitiva, haciendo caer al nuevo gobernador de su caballo. Messala encarcela a Ben-Hur y a su familia, acusándolos injustamente de haber intentado atentar contra el gobernador. Camino de las galeras como esclavo romano, pasa por un pequeño pueblo donde desfallece deshidratado, pero Jesús se le acerca y le da de beber.

Colosal producción, la más cara en su momento, cuyo argumento procede de una novela de Lew Wallace. Los 100.000 diseños de vestuario, 8.000 extras y 300 decorados necesarios para que se pudiese llevar a cabo, nos dan idea de su complejidad. El circo donde se desarrolla la emblemática carrera de cuadrigas, tardó en construirse un año entero, y la carrera llevó 4 meses de entrenamiento y otros 3 de rodaje.

Fue premiada con 11 Oscar: mejor película, director, actor (Charlton Heston), actor de reparto (Hugh Griffith), dirección artística, fotografía, vestuario, efectos visuales, montaje, banda sonora y sonido. Sus once estatuillas sólo han sido igualadas por Titanic y El señor de los anillos: El retorno del Rey. También fue galardonada con el Globo de Oro a la mejor película.

La condena injusta que sufre su familia, provoca que Ben-Hur busque vengarse de Messala, algo que sin embargo, no sacia su sed de justicia. Esther, la joven de la que está enamorado, asiste al Sermón de la Montaña y le da la clave para sentirse en paz consigo mismo, a partir de las palabras que ha escuchado a Jesús: “Amad a vuestros enemigos y rogad por todos aquellos que os persiguen” (Mt 5,44).

En ningún momento vemos el rostro de Jesús de Nazaret, pero forma parte fundamental de la historia y es mostrado como un hombre con una energía especial, que percibían los que estaban cerca de Él. Si dos mil años después sigue fascinando incluso a muchos que no son cristianos, ¿qué experimentarían aquellos que tuvieron el privilegio de estar cerca del Maestro?

Ben-Hur (1959) (fotograma)