8
Calvary
4 estrellasTítulo original: Calvary
Año: 2014
País: Irlanda, Reino Unido
Duración: 100 min.
Género: Drama, Suspense
Categoría: Sacerdotes, Estrenos de 2015
Calificación moral: +18
Director: John Michael McDonagh
Guión: John Michael McDonagh
Música: Patrick Cassidy
Fotografía: Larry Smith
Reparto: Brendan Gleeson, Chris O’Dowd, Kelly Reilly, Aidan Gillen, Dylan Moran, Isaach De Bankolé, M. Emmet Walsh

Durante una confesión, el padre James es amenazado de muerte por el penitente. Éste le concede una semana de vida y, aunque el confesor conoce su identidad, su capacidad de movimiento está limitada por el sigilo sacramental que ampara a su verdugo.

El cineasta londinense John Michael McDonagh entrega una película sombría, muy densa en sus planteamientos, que versa sobre el párroco de un pequeño pueblo de la costa irlandesa. Alrededor de este personaje orbita una serie de personas apáticas y perversas, carentes de ilusión y perspectivas vitales. El religioso, sin embargo, no desfallece en su ímpetu por sanar a su comunidad, absorbiendo el mal que existe en torno a él y representando un foco de esperanza para los vecinos de su hábitat rural. Pese a su incuestionable bondad, se convertirá en objetivo de un hombre que, en su infancia, fue víctima de abusos sexuales por parte de otro eclesiástico y ha elegido al padre James para vengarse.

Calvary tiene como telón de fondo los escándalos sexuales de la Iglesia irlandesa; un deplorable episodio tratado por la cinta sin animadversión. De hecho, McDonagh ha declarado que su obra nace de la intención de contar la historia de un buen sacerdote. Y a fe que consigue, al presentarnos a un clérigo rebosante de espíritu evangélico y con los pies en la tierra, que dispone de unos días para poner en orden todos sus asuntos. Entre ellos está el devenir de la problemática hija que tiene, puesto que estuvo casado y su tardía vocación surgió tras enviudar.

El largometraje está enclavado en unos bellos parajes irlandeses y se inspira en el título de Bresson Diario de un cura rural, como queda patente en un elocuente guiño a la novela de Bernanos que dio origen a este clásico del cine francés. A través de la figura del sacerdote, el relato hace una profunda reflexión sobre el valor del perdón divino y acerca de la perseverancia de un buen pastor, que no da por perdida a ninguna oveja. Este gran personaje central está compuesto de una manera verdaderamente magistral por Brendan Gleeson, al que acompaña en el reparto -con un breve papel- su hijo Domhnall, quien parece haber heredado el talento de su progenitor.

Calvary (fotograma)