Diario de un cura rural
4 estrellasTítulo original: Journal d’un curé de campagne
Año: 1950
País: Francia
Duración: 115 min.
Género: Drama
Categoría: Sacerdotes
Calificación moral: +7
Director: Robert Bresson
Guión: Robert Bresson
Música: Jean-Jacques Grünenwald
Fotografía: Léonce-Henri Burel
Reparto: Claude Laydu, Jean Riveyre, Adrien Borel, Rachel Bérendt, Nicole Maurey, Nicole Ladmiral, Martine Lemaire

Un joven sacerdote es destinado a su primera parroquia, situada en un pequeño pueblo del norte de Francia. Allí es recibido con antipatía por sus vecinos y tampoco le ayuda mucho la poca confianza que tiene en él, un sacerdote mayor de un pueblo próximo, que toma como guía espiritual. Estas circunstancias se unen a su inexperiencia y a su maltrecha salud, pues apenas puede alimentarse. A pesar de todo, ejerce su labor gracias a sus firmes convicciones, aunque esto no evita que tantas tribulaciones le hagan sufrir una crisis espiritual, que pone a prueba su fe.

Adaptación de la obra de Georges Bernanos, dirigida de manera sobria y personal por Robert Bresson. El director ahonda en el personaje del sacerdote, que va narrando los anhelos y sufrimientos que apunta en su diario, y que, quizás por la austeridad propia del cine de Bresson, anda algo carente de la alegría que implica el ser cristiano. El film contiene muchos elementos para la reflexión espiritual y nos muestra la sacrificada tarea que implica el sacerdocio.

En la situación de angustia que vive el sacerdote, en principio, podría parecer que está en disposición de ofrecer poco a sus feligreses. Sin embargo, siempre es mucho lo que un sacerdote puede dar, empezando por la Eucaristía. En ese sentido, son muy significativas las palabras del clérigo, tras conseguir que una mujer encontrara la paz interior de la que él carecía: “Qué maravilla poder dar aquello que a nosotros nos falta. Un milagro de nuestras manos vacías”.

“Todo es Gracia”. La confianza en Dios es fundamental, especialmente cuando éste no se muestra en nuestras vidas. Esto no es precisamente sencillo, ni mucho menos, y el sacerdote tiene serias dificultades para orar, pero lo que da sentido a todo, es la esperanza en el Amor de Dios.

Diario de un cura rural (fotograma)