6

<

El diablo a las cuatro
3 estrellasTítulo original: The Devil at 4 O’Clock
Año: 1961
País: Estados Unidos
Duración: 126 min.
Género: Aventuras
Categoría: Sacerdotes
Calificación moral: +13
Director: Mervyn LeRoy
Guión: Liam O’Brien
Música: George Duning
Fotografía: Joseph Biroc
Reparto: Spencer Tracy, Frank Sinatra, Kerwin Mathews, Jean-Pierre Aumont, Grégoire Aslan, Alexander Scourby

El padre Doonan en un tosco sacerdote de una isla del Pacífico Sur, cuya fe se ha ido diluyendo con el paso de los años. Para sustituirle llega el padre Perreau, que viaja hasta allí en el mismo avión que tres presos. La inesperada entrada en erupción del volcán del lugar, forzará a Doonan a pedir la colaboración de los reclusos, para salvar a los niños de un hospital infantil.

Mervyn LeRoy dirigió con aplomo esta película de aventuras, bien narrada y respaldada por unos excelentes efectos especiales para la época, elaborados a partir de una gran maqueta del volcán. El título se basa en una novela del autor británico Max Catto y es una clara apuesta por el entretenimiento, englobándose dentro del género de cine de catástrofes, que tanto juego ha dado en el panorama hollywoodiense.

La cinta está protagonizada por la dupla formada por Frank Sinatra y Spencer Tracy, representando a personajes muy diferentes: un convicto y un sacerdote, respectivamente. A Tracy no le sentaba nada mal la sotana, como había dejado patente décadas antes en San Francisco, Forja de hombres y, en la secuela de ésta, La ciudad de los muchachos.

En esta ocasión, Tracy interpreta a un religioso menos luminoso que aquellos, marcado por la respuesta de una comunidad que le dio la espalda mucho tiempo atrás, cuando construyó una leprosería para niños. Ese percance le hizo caer en el alcoholismo y le llevó a una sequía espiritual que, no obstante, no le impide seguir haciendo el bien a los demás, aun estando contrariado por no haber encontrado a Dios en momentos importantes de su vida. Poco tiene que ver con él su colega Perreau, que observa con incredulidad la cuesta abajo de un viejo clérigo, irremediablemente obligado a replantearse su fe, ante la amenaza que se avecina.

La producción contó con un amplio presupuesto y no fue nada fácil de rodar para LeRoy, con dos estrellas como Tracy y Sinatra en el elenco. La filmación se desarrolló en diversas localizaciones de Hawai y en California.

El diablo a las cuatro (fotograma)