7
estrellas-3-5
Título original: Der neunte Tag
Año: 2004
País: Alemania, Luxemburgo, República Checa
Duración: 98 min.
Género: Drama
Categoría: Sacerdotes
Calificación moral: +13
Director: Volker Schlöndorff
Guión: Eberhard Görner, Andreas Pflüger
Música: Alfred Shnitke
Fotografía: Tomas Erhart
Reparto: Ulrich Matthes, August Diehl, Hilmar Thate, Bibiana Beglau, Germain Wagner, Jean-Paul Raths
El noveno día
El sacerdote Henri Kremer se encuentra confinado en el campo de concentración de Dachau junto a otros religiosos, por su resistencia a la ocupación alemana de Luxemburgo. Inesperadamente, recibe un permiso de unos días con el pretexto de que visite a su familia. Pronto descubrirá que el permiso, en realidad, tiene el objeto de que convenza a su obispo para que firme una carta en la que legitime al Tercer Reich. El padre Kremer, un hombre traumatizado por los horrores que ha vivido como prisionero, se enfrenta a un complejo dilema moral: si accede a la petición de los nazis obtendría su liberación y la de otros compañeros, pero en caso contrario, sus vidas y las de su propia familia estarían seriamente amenazadas.

Está basada en los hechos realmente acontecidos en febrero de 1942, cuando el padre Jean Bernard fue liberado en Dachau durante nueve días. El sacerdote plasmó sus vivencias en el libro Pfarrerblock 25487. La película se desarrolla de una manera sobria y fría en consonancia con la desolación interior del protagonista. Kremer, un hombre demacrado, cuya fe no se ha desmoronado pese al horror que ha vivido, tiene como figura antagónica la del poderoso oficial nazi que trata de persuadirle; un antiguo seminarista, cuya visión tergiversada del catolicismo le hace entender el conflicto como un guerra religiosa. Este encuentro entre dos hombres con ideales opuestos recuerda, en cierto modo, al de Escarlata y negro, otro film sobre un sacerdote, desarrollado durante la Segunda Guerra Mundial.

Contenido cristiano
El oficial nazi tienta al religioso haciéndole ver que, para que se cumpliese lo que estaba escrito, era necesario que existiese un Judas que traicionara a Jesús. Para el sacerdote lo más sencillo sería ser un “Judas”, puesto que el camino que dicta la conciencia, en ocasiones, puede ser muy complicado de aceptar. En casos así, la fe y la oración son fundamentales para superar las limitaciones humanas.

La capacidad de maniobra de la Iglesia durante el holocausto era limitada. Aunque la película explica el temor de los dirigentes eclesiásticos y las consecuencias de una oposición más activa, la posición de Pio XII es criticada. Es preciso conocer que el pontífice condenó el nazismo en la encíclica Mit brennender Sorge y que después de la guerra su labor fue elogiada, entre otros, por las propias víctimas del genocidio en el Congreso Judío Mundial de 1945.

El padre Jean Bernard, nacido en 1907 en Luxemburgo, fue deportado a Dachau en 1941, donde permaneció hasta su liberación en agosto de 1942. Tras la guerra fue elegido presidente de la Organización Católica Internacional del Cine (OCIC), y también trabajó como editor en el Luxemburger Wort. Falleció en septiembre de 1994.

Cerca de tres mil religiosos estuvieron presos en el campo de concentración de Dachau. En su mayoría pertenecían a la Iglesia católica y en total fallecieron más de mil. El franciscano Éloi Leclerc fue uno de los supervivientes que estuvo prisionero allí y que, al igual que el padre Bernard, escribió sobre su terrible experiencia en los libros El Cántico de las Criaturas, o los símbolos de la unión y El sol sale sobre Asís.

El noveno día