4 estrellas
8
Faustina
Título original: Faustyna
Año: 1994
País: Polonia
Duración: 73 min.
Género: Drama, Biográfico
Categoría: Santos y beatos, Vida contemplativa
Calificación moral: TP
Director: Jerzy Lukaszewicz
Guión: Maria Nowakowska-Majcher
Música: Wojciech Kilar
Fotografía: Zdzislaw Najda
Reparto: Dorota Segda, Danuta Szaflarska, Agnieszka Czekanska, Stanislawa Celinska, Miroslawa Dubrawska

En 1931, la joven sor Faustina comienza a tener hermosas visiones sobre Jesús, pero al dar a conocer el excepcional hecho, lejos de obtener el respaldo de su entorno, recaerá sobre sus hombros el peso de la incredulidad. Entre los mensajes recibidos en las apariciones está el encargo de plasmar, justamente, lo que ha visto. Para esta tarea contará con la ayuda de un pintor, al que proporcionará las indicaciones precisas para representar a Jesucristo.

Partiendo del diario de Faustina Kowalska, la película aborda la vida de esta santa polaca, canonizada por su compatriota Juan Pablo II, en el año 2000. El relato nos presenta a una religiosa transformada por una experiencia extraordinaria, a la vez que atribulada por la enfermedad y por las suspicacias ligadas a cualquier fenómeno milagroso, incluso, como es el caso, en una congregación de almas entregadas a Dios. La historia es narrada a través de sor Feliksa; una monja enemistada con Faustina, tras serle encomendada la misión de supervisarla. Su personaje es el reflejo de los celos que también aflorarán en la comunidad, a raíz de las revelaciones.

Esta cinta, de reducido metraje, fue dirigida con buena mano por Jerzy Lukaszewicz. El realizador superó con nota el reto que supone escenificar los milagros, habida cuenta del escepticismo del espectador, optando con acierto por jugar con el fuera de plano, más que por mostrar directamente. Su obra guarda ciertas similitudes con la francesa Thérèse, de Alain Cavalier, si bien, es considerablemente superior a nivel espiritual. Desde un punto de vista formal se desmarca, en parte, de la frialdad que caracteriza a la producción cinematográfica del Este de Europa, merced a la calidez aportada por la bella fotografía de Zdzislaw Najda y a la oportuna banda sonora de Wojciech Kilar; autor de destacadas partituras como la de Drácula de Bram Stoker.

Es una lástima que este notable largometraje haya tenido poca repercusión fuera de Polonia, pues muestra de un modo admirable la naturaleza de la vida contemplativa y, por supuesto, la figura de una mística cuyos escritos subrayaron la bondad de Cristo, constituyendo el origen de la devoción a la Divina Misericordia.

Faustina (fotograma)