8
estrellas-4
Título original: Faustyna
Año: 1994
País: Polonia
Duración: 73 min.
Género: Drama, Biográfico
Categoría: Santos y beatos, Vida contemplativa
Calificación moral: TP
Director: Jerzy Lukaszewicz
Guión: Maria Nowakowska-Majcher
Música: Wojciech Kilar
Fotografía: Zdzislaw Najda
Reparto: Dorota Segda, Danuta Szaflarska, Agnieszka Czekanska, Stanislawa Celinska, Miroslawa Dubrawska
Faustina
La joven sor Faustina tiene una hermosa visión de Jesús, quien le pide que plasme en un dibujo lo que ha visto. Al dar a conocer el extraordinario hecho con el que ha sido bendecida, caerá sobre sus hombros el peso de la incredulidad de los que le rodean. Su vida la conocemos a través de sor Feliksa, enemistada con Faustina desde que es exiliada con ella a otro convento, con el fin de supervisarla.

Película inspirada en los escritos de Santa Faustina Kowalska, canonizada por Juan Pablo II en el año 2000. Fue producida por la televisión polaca, pero su aspecto y su contenido nada tienen que ver con el de un telefilme. También se desmarca de la frialdad habitual del cine que viene del este de Europa, gracias a la calidez de su bella fotografía y de su destacada banda sonora.

La vida de la congregación a la que perteneció Faustina está tratada con una gran naturalidad. El film profundiza, de manera extraordinaria, en el alma enamorada de Faustina quien, cumpliendo el encargo recibido, se dispone a dar las instrucciones a un pintor para dibujar la imagen de Jesús Misericordioso. La cinta guarda similitudes con Thérèse de Alain Cavalier, aunque el resultado, a nivel espiritual, es considerablemente superior. Las secuencias de los milagros, siempre complejas, están bien resueltas por el director Lukaszewicz, quien opta por sugerir los hechos más que por mostrarlos. Este largometraje, casi desconocido, supone un admirable testimonio de vida contemplativa.

Contenido cristiano
La incredulidad siempre ha acompañado a aquellos que han sido agraciados con visiones o con hechos de una trascendencia divina. Faustina tampoco se libró del escepticismo, incluso estando rodeada de almas entregadas a Cristo. Pese a toda la belleza y la magnificencia de la creación de Dios, nos cuesta creer que Él pueda hacer una acto tan “sencillo” como el que vivió Santa Faustina.

Faustina hizo hincapié en Jesús Misericordioso; una manifestación de un Dios Padre y de un Dios Amor muy acorde con el Evangelio y diferente a la visión de Dios como justiciero.

Faustina (fotograma)