7
estrellas-3-5
Título original: Francesco giullare di Dio
Año: 1950
País: Italia
Duración: 75 min.
Género: Drama, Biográfico
Categoría: Santos y beatos, Franciscanos
Calificación moral: TP
Director: Roberto Rossellini
Guión: Roberto Rossellini, Federico Fellini, Antonio Lisandrini, Félix Morlión, Brunello Rondi
Música: Renzo Rossellini
Fotografía: Otello Martelli
Reparto: Nazario Gerardi, Aldo Fabrizi, Aribella Lomaitre, Roberto Sorrentino, Severino Pisacane
Francisco, juglar de Dios
 
Relata once episodios extraídos de las Florecillas y de la Vida de fray Junípero, en los que se manifiesta la sencillez y la búsqueda de la perfección evangélica de los franciscanos. Precisamente, la vida cotidiana de éstos es la protagonista de la historia, más que el propio Francisco.

Representa la armonía con la que convivían, en plena naturaleza, los Hermanos Menores, su caridad con los más pobres y su constante escucha de la voluntad de Dios. El film, como sucede con las Florecillas, es simple en apariencia, pero profundo en sus contenidos. Algunos de sus capítulos están más conseguidos que otros. Destaca la belleza de la secuencia del encuentro de Francisco con el leproso.

En sintonía con el estilo neorrealista del director italiano Roberto Rossellini, los actores que participaron en la película no eran profesionales, a excepción de Aldo Fabrizi, con el que el realizador había coincidido en Roma, ciudad abierta y que aquí da vida al tirano de Viterbo. El resto del reparto, salvo Aribella Lomaitre -que interpreta a Clara-, está conformado por auténticos franciscanos, entre ellos, fray Nazario Gerardi que representa a Francisco.

Contenido cristiano
La película, probablemente el acercamiento cinematográfico más inspirado a la figura de San Francisco de Asís, pone de manifiesto la autenticidad de la forma de vida de aquellos primeros franciscanos, basada en la radicalidad del Evangelio y revolucionaria tanto para el siglo XIII, como para nuestra época.

Fray Junípero fue uno de los primeros hermanos de Francisco. Ingresó en la fraternidad en 1210. Ingenuo y singular, Clara lo apodó “Juglar de Dios” y quiso tenerlo a su lado cuando llegó la hora de su muerte en 1253.

Francisco, juglar de Dios