7
estrellas-3-5
Título original: La guerra de Dios
Año: 1953
País: España
Duración: 96 min.
Género: Drama
Categoría: Sacerdotes
Calificación moral: TP
Director: Rafael Gil
Guión: Vicente Escrivá, Ramón D. Faraldo
Música: Joaquín Rodrigo
Fotografía: Alfredo Fraile
Reparto: Claude Laydu, Francisco Rabal, José Marco Davó, Fernando Sancho, Gérard Tichy, Jaime Blanch
La guerra de Dios
Andrés acaba de ordenarse sacerdote y le espera un futuro prometedor. Las altas expectativas que su madre tiene depositadas en él, se truncan para ella cuando el obispo envía a Andrés a un pueblo minero. Al llegar a su destino, el nuevo párroco se encuentra con una tensa situación marcada por la lucha de clases, en un pueblo divido por la mina.

En su punto de partida guarda ciertas similitudes con la obra de Bresson, Diario de un cura rural, pues nos encontramos con un sacerdote al que le es asignado un entorno rural como primer destino y tiene que lidiar con la hostilidad de sus vecinos. El protagonista es el mismo que el del film francés, Claude Laydu, que aquí representa a un sacerdote más alegre. Los personajes están tratados sin maniqueísmo y la historia se desarrolla de manera realista, retratando la dureza del oficio del minero. Destacan las interpretaciones de Claude Laydu y de Paco Rabal, en esta interesante y entretenida película que supone una de las mejores muestras del cine religioso español.

Ganadora de la Concha de Oro en el Festival de Cine de San Sebastián y el premio al mejor director para Rafael Gil, que firma uno de sus mejores trabajos. También obtuvo el León de Bronce en la Mostra de Venecia y Paco Rabal recibió el premio al mejor actor por parte del Círculo de Escritores Cinematográficos, entre otros premios que cosechó el film.

Contenido cristiano
Andrés no es indiferente ante los abusos que sufren los trabajadores por parte de su patrón. Él trata a todos por igual, prescindiendo de los favores de los ricos, pese al rechazo de éstos y la indiferencia de los mineros. Con mucha voluntad, lleva a la práctica la doctrina social de la Iglesia, aplicando el Evangelio como medio para combatir las injusticias y buscar la conciliación frente al odio.

La guerra de Dios