4
estrellas-2
Título original: The Greatest Story Ever Told
Año: 1965
País: Estados Unidos
Duración: 199 min.
Género: Drama, Histórico
Categoría: Jesucristo
Calificación moral: TP
Director: George Stevens, David Lean, Jean Negulesco
Guión: George Stevens, Henry Denker, James Lee Barrett, Carl Sandburg
Música: Alfred Newman
Fotografía: Loyal Griggs, William C. Mellor
Reparto: Max von Sydow, Michael Anderson Jr., Carroll Baker, José Ferrer, Charlton Heston, Martin Landau, Sidney Poitier
La historia más grande jamás contada
Abarca detalladamente toda la vida de Jesucristo. Cuenta con un esmerado trabajo de producción y con un amplio reparto en el que figuran, aunque sea en breves apariciones, actores de la talla de Charlton Heston (Juan el Bautista), José Ferrer (Herodes), Martin Landau (Caifás), John Wayne (Longinos) o Sidney Poitier (Simón de Cirene). El actor sueco Max von Sydow, un habitual en las películas de Bergman, que no había participado en ninguna producción en habla inglesa, fue el encargado de interpretar a Cristo. El director George Stevens, que en principio pensó en Richard Burton para este papel, optó por un intérprete cuyo rostro no asociase el público norteamericano a otros filmes.
 
Esta superproducción, que obtuvo 5 nominaciones a los Oscar, fue concebida para ser la película definitiva sobre Jesucristo. Sin embargo, pese a un gran despliegue de medios, sus creadores no consiguieron su objetivo. Los 260 minutos iniciales fueron progresivamente reducidos para su estreno y en ediciones posteriores. Fracasó en la taquilla poniendo fin a las grandes producciones bíblicas que habían proliferado en Hollywood en las décadas de los 50 y 60, en una época en la que el cine comenzaba a experimentar profundos cambios.
 
El prestigioso realizador británico David Lean dirigió, sin acreditar, algunas escenas entre sus famosas películas Lawrence de Arabia y Doctor Zhivago. El rodaje, como el de cualquier producción de esta envergadura, estuvo plagado de contratiempos. El director de fotografía, William C. Mellor, sufrió un ataque al corazón y murió en el set. Por otra parte, durante la filmación cayeron dos nevadas en la cálida Arizona, que obligaron al equipo a trasladarse a un estudio. Además, el embarazo de Joanna Dunham, a quien correspondía el papel de María Magdalena, obligó a Stevens y al director de fotografía a utilizar planos que ocultasen su estado. La grabación comenzó en 1962 y terminó en 1963, pero no se estrenó hasta dos años después.

Contenido cristiano
Jesús se presenta de una manera excesivamente distante, lejos de un adecuado equilibrio entre su carácter divino, muy acentuado, y su humanidad. Además, el relato de su predicación es frío, no recoge la alegría que impulsó a tantos hombres y mujeres a seguir al Maestro, y abrazar una nueva forma de entender la vida. La fotografía y las localizaciones en los desiertos de Arizona y Utah, aumentaban la sensación de frialdad.
 
La pretensión de incluir el mayor número de pasajes evangélicos en un tiempo razonable para una película, dio como consecuencia que se mezclasen libremente diversos textos y personajes de las Escrituras, lo que le acarreó críticas, especialmente por algunas escenas en las que estas licencias narrativas son excesivas. La Pasión se representa casi sin mostrar la tortura física que sufrió Jesús. Destaca la notable secuencia de las tentaciones en el desierto, llena de simbolismo y sutileza.

La historia más grande jamás contada