10
La pasión de Juana de Arco
5 estrellasTítulo original: La Passion de Jeanne d’Arc
Año: 1928
País: Francia
Duración: 82 min.
Género: Drama, Biográfico
Categoría: Santos y beatos
Calificación moral: +13
Director: Carl Theodor Dreyer
Guión: Carl Theodor Dreyer, Joseph Delteil
Música: Jesper Kyd, Ole Schmidt
Fotografía: Rudolph Maté
Reparto: Maria Falconetti, Eugene Silvain, André Berley, Maurice Schutz, Antonin Artaud, Michel Simon

Francia, 1431. La joven Juana es procesada en Ruán por afirmar que su lucha contra el ejército inglés, invasor de su patria, estuvo inspirada por Dios. Se le acusa de herejía y brujería y, si no se retracta de sus afirmaciones, se enfrenta a la hoguera.

Con la financiación de una productora francesa, el director danés Carl Theodor Dreyer quiso llevar a la gran pantalla el proceso y martirio de Juana de Arco. El resultado no pudo ser mejor, pues la película está considerada como una de las grandes, no sólo del cine mudo, sino de la historia del cine. El film se basa en las actas originales del juicio y visualmente se desarrolla mediante primeros planos, un aspecto por el que se le ha denominado la “sinfonía de primeros planos”. Esto no gustó mucho a los productores, que habían hecho un gran esfuerzo en la construcción de decorados que apenas se ven, pero gracias a ello contemplamos en el rostro de Juana el drama interior de una joven de 19 años, ante un juicio injusto y el temor a la muerte. La actriz que interpretó a la santa fue María Falconetti, que tuvo pocas intervenciones en el cine, pero quedó inmortalizada gracias a este papel.

La película original ha llegado intacta a nuestros días de manera providencial. Su estreno en Francia estuvo acompañado de polémica por las protestas de los nacionalistas franceses que no aceptaban la elección de un director extranjero y protestante para representar a la heroína nacional. El Arzobispo de París exigió que se efectuaran modificaciones en la cinta y, poco después, un incendio destruyó el negativo original. Esto hizo que Dreyer se volviera a poner manos a la obra para reconstruir el film a partir de las tomas de cada plano que no había seleccionado para la versión original. Este segundo negativo también se quemó en un incendio y comenzó a circular, ante la oposición de Dreyer, una versión que se había salvado de las llamas, en la que habían introducido numerosos cambios. En 1981, más de una década después de la muerte del realizador danés, un trabajador de una institución mental de Oslo encontró una copia del primer negativo, que es la que podemos disfrutar actualmente.

Juana de Arco fue martirizada con el argumento de que las voces que le hablaban provenían del diablo. Al no negar la veracidad de sus visiones, fue condenada a la hoguera. En 1920, pocos años antes de que se produjera esta película, fue canonizada por Benedicto XV y nombrada patrona de Francia. Sobre su vida se han hecho múltiples versiones, pero ésta es la más importante.

La pasión de Juana de Arco (fotograma)

La pasión de Dreyer

Carl Theodor Dreyer es uno de los grandes directores del cine europeo. Su infancia no fue nada fácil, pues al quedarse embarazada su madre, que servía en una granja de Suecia, fue repudiada por su padre al pertenecer éste a una clase social más elevada. Nació en Dinamarca, donde fue abandonado por su madre quien, al poco tiempo de ser adoptado por la familia Dreyer, murió al haber ingerido fósforo pensando que le haría abortar. Su familia de adopción -que también fue hostil con él-, era luterana y la educación que recibió de ellos probablemente influyó en sus películas. Perfeccionista al máximo, realizó Ordet (La palabra), otra de las grandes obras maestras del cine cristiano. No pudo llevar a cabo su anhelada Jesús de Nazaret, para la que intentó recabar financiación en Hollywood.