6
estrellas-3
Título original: La settima stanza
Año: 1996
País: Italia, Hungría, Francia, Polonia
Duración: 107 min.
Género: Drama, Biográfico
Categoría: Santos y beatos, Vida contemplativa
Calificación moral: +13
Director: Márta Mészáros
Guión: Márta Mészáros, Éva Pataki, Roberta Mazzoni
Música: Moni Ovadia
Fotografía: Piotr Sobocinski
Reparto: Maia Morgenstern, Elide Melli, Jan Nowicki, Hanna Polony, Giovanni Capalbo, Ileana Carini, Adriana Asti
La séptima morada
Edith Stein, judía conversa al catolicismo, ha encontrado el complemento a su búsqueda de la verdad, al conocer y enamorarse de Cristo, al que conoció por los escritos de Santa Teresa de Jesús. Su conversión le hace ser repudiada por su madre y ser tachada de oportunista por algunos, en una época en la que el avance del Tercer Reich supone una amenaza para los judíos en Alemania. Edith, que fue agnóstica en el pasado y tiene una exitosa carrera como filósofa, lo abandona todo para ingresar como novicia en un convento carmelita.

Árido film en el que se nota el estilo austero y frío del cine centroeuropeo, que le confiere su directora húngara Márta Mészáros. Apenas vemos imágenes de Edith en Auschwitz, ya que el relato recoge los años anteriores a su reclusión en el campo de concentración. La fortaleza de Edith está bien representada por Maia Morgenstern, que hizo un excelente papel como Virgen María en La Pasión de Cristo.

Contenido cristiano
En su dura experiencia como novicia y posteriormente como monja carmelita, Edith va pasando por las siete moradas sobre las que escribió Santa Teresa, que consisten en despojar al alma de todo lo mundano, para que cada vez está más unida a Dios. En el caso de Edith, eminente filósofa, tuvo que deshacerse de su orgullo. Al hacer los votos en el Carmelo tomó el nombre de Sor Teresa Benedicta de la Cruz. Fue canonizada por Juan Pablo II en 1998 quien, un año después, la declaró co-patrona de Europa.

La séptima morada