2,5 estrellas
5
La túnica sagrada
Título original: The Robe
Año: 1953
País: Estados Unidos
Duración: 135 min.
Género: Drama
Categoría: Bíblicas
Calificación moral: TP
Director: Henry Koster
Guión: Philip Dunne, Albert Maltz
Música: Alfred Newman
Fotografía: Leon Shamroy
Reparto: Richard Burton, Jean Simmons, Victor Mature, Michael Rennie, Jay Robinson, Dean Jagger

Roma, siglo I. El joven Marcelo Galio tiene una trifulca con Calígula, sucesor del emperador Tiberio, a causa de la compra de un esclavo griego llamado Demetrius. Esta disputa le acarrea un castigo por parte del emperador, que le envía a Palestina en calidad de tribuno. Allí deberá supervisar la crucifixión de Jesús de Nazaret, al que muchos consideran el Mesías y que acaba de ser condenado a muerte por Poncio Pilato. Marcelo gana la túnica del Reo en un juego al pie de su cruz, ignorando el hecho de que la energía que emana del sagrado manto, transformará su vida.

La túnica sagrada se basa en la novela homónima del estadounidense Lloyd C. Douglas, que fue pastor protestante antes de dedicarse plenamente a escribir novelas de carácter espiritual. La adaptación de su obra tiene la particularidad de haber sido la primera película en ser estrenada en Cinemascope; un recurso que utilizó Hollywood en los años 50, para lidiar contra la competencia de la televisión. Además, el estudio se decantaba frecuentemente por propuestas épicas de este tipo, donde las temáticas cristianas llegaban acompañadas de acción y romance. En este caso, la apuesta no pudo salir mejor, pues reportó un gran éxito de taquilla y una secuela, Demetrius y los gladiadores, que ya había sido encargada antes de la presentación del film.

La acción nos traslada al comienzo del cristianismo, donde asistimos al nacimiento de una nueva Iglesia y a su persecución por parte de los romanos. Un aspecto clave de la trama es la transformación que experimenta Marcelo, tras su fortuito encuentro con Cristo. Precisamente en su desarrollo está el gran talón de Aquiles del largometraje, por la falta de compromiso de Richard Burton, al que nunca le gustó la idea de protagonizar la cinta. Ésta fue dirigida por Henry Koster, un realizador que cuenta con varios títulos religiosos en su filmografía, como La mujer del obispo o La historia de Ruth.

La producción ganó 2 Oscar en las categorías de dirección artística -color- y vestuario -color-, de las 5 nominaciones que recibió, incluyendo en el apartado de mejor actor para Richard Burton; toda una sorpresa, teniendo en cuenta las malas críticas que había cosechado por su interpretación.

La túnica sagrada (fotograma)