7
estrellas-3-5
Título original: Romero
Año: 1989
País: Estados Unidos
Duración: 105 min.
Género: Drama, Biográfico
Categoría: Santos y beatos, Sacerdotes
Calificación moral: +18
Director: John Duigan
Guión: John Sacret Young
Música: Gabriel Yared
Fotografía: Geoff Burton
Reparto: Raúl Juliá, Richard Jordan, Ana Alicia, Eddie Vélez, Alejandro Bracho, Tony Plana, Harold Gould
Romero
Biopic sobre Óscar Romero, que comienza poco antes de su nombramiento como Arzobispo de la capital de El Salvador; un país azotado por la injusticia y la violencia. Al contrario de la actitud pasiva que se espera de él, Romero levanta la voz en favor del pueblo oprimido, despertando las iras del gobierno.

La película nos sumerge, sin prescindir de imágenes muy duras, en el terrible conflicto que asoló El Salvador entre finales de los años 70 y principios de los 90. A lo largo del metraje se reproducen fragmentos de homilías de Romero, en las que denunció las violaciones de los derechos cometidas sobre campesinos, obreros y sacerdotes. El Arzobispo es interpretado de una manera notable por Raúl Juliá, muy concienciado por la oportunidad de dar vida a una figura de la importancia de Óscar Romero, que ya había aparecido anteriormente en una significativa secuencia del film de Oliver Stone, Salvador.

Contenido cristiano
“La misión de la Iglesia es identificarse con los pobres, así la Iglesia encuentra su salvación”. Romero decidió no callar ante la opresión que vivía su pueblo, pese al riesgo que suponía para su vida. Su lucha por la justicia va en consonancia con la emprendida por Popieluszko en Polonia. Ambos eran líderes religiosos muy carismáticos que se revelaron, desde la luz del Evangelio, contra los abusos del poder establecido.

La participación o no de Romero en la Teología de la Liberación, corriente que tuvo su apogeo en aquella época, ha generado controversia. En el largometraje, Romero es representado rechazando todo tipo de violencia, también la consumada por los religiosos que siguen un camino que, con el paso de los años, ha ido perdiendo adeptos puesto que poco tiene que ver con el mensaje pacifista de Cristo.

Romero