2,5 estrellas
5
Sansón y Dalila
Título original: Samson and Delilah
Año: 1949
País: Estados Unidos
Duración: 131 min.
Género: Drama, Histórico
Categoría: Bíblicas
Calificación moral: +7
Director: Cecil B. DeMille
Guión: Jesse L. Lasky Jr., Fredric M. Frank
Música: Victor Young
Fotografía: George Barnes
Reparto: Hedy Lamarr, Victor Mature, George Sanders, Angela Lansbury, Henry Wilcoxon, Olive Deering

El danita Sansón es conocido por todos, gracias a su fuerza sobrehumana. En contra de los deseos de su familia, planea casarse con una filistea llamada Semadar, cuya hermana, la bella y manipuladora Dalila, siente celos de su relación. Por eso, se propone seducir a Sansón y, de paso, averiguar de dónde procede su fortaleza, para revelarle el secreto a los filisteos; enemigos del pueblo israelita.

Adaptación del pasaje del Antiguo Testamento incluido en el Libro de los Jueces, llevada a cabo por un especialista en este tipo de películas como Cecil B. DeMille. Su producción cinematográfica fue muy prolífica en cuanto a títulos bíblicos, no sólo en cantidad, sino en calidad. El que nos ocupa, sin embargo, es probablemente el menos conseguido, pese a que el realizador norteamericano dispuso del amplio despliegue de medios habitual en sus proyectos. DeMille contó, además, con el guión de Jesse L. Lasky Jr. y Fredric M. Frank, con los que volvería a colaborar unos años más tarde, en su segunda versión de Los diez mandamientos. Como curiosidad, apuntar que el director aparece en una secuencia del gran clásico de Billy Wilder El crepúsculo de los dioses, filmada mientras preparaba una escena de Sansón y Dalila.

El cinta nos sitúa tras los pasos de Sansón, un hombre noble y valiente, cuyo poder reside en su cabellera. Fue consagrado por Yahvé para proteger a los suyos de los filisteos, pero sucumbirá a los encantos de la pérfida Dalila. El relato en el que se sustenta, fue escrito para alimentar la esperanza del pueblo de Israel, mostrando a un Dios que no los olvida, y para advertir sobre las consecuencias de desobedecerle, pese a que el Creador no abandona a sus elegidos, aunque hayan sido infieles.

El actor encargado de representar a Sansón fue Victor Mature, elegido por sus condiciones físicas, más que interpretativas. Mature participaría posteriormente en otros filmes bíblicos como La túnica sagrada o Demetrius y los gladiadores. Estuvo acompañado por Hedy Lamarr, en uno de los trabajos más recordados de la actriz austriaca.

El largometraje fue nominado a cinco Oscar, ganando en las categorías de mejor dirección artística (color) y vestuario (color).

Sansón y Dalila (fotograma)