Si Dios quiere
3 estrellasTítulo original: Se Dio vuole
Año: 2015
País: Italia
Duración: 87 min.
Género: Comedia
Categoría: Sacerdotes, Estrenos de 2016
Calificación moral: +7
Director: Edoardo Maria Falcone
Guión: Edoardo Maria Falcone, Marco Martani
Música: Carlo Virzì
Fotografía: Tommaso Borgstrom
Reparto: Marco Giallini, Alessandro Gassman, Laura Morante, Ilaria Spada, Edoardo Pesce, Enrico Oetiker, Carlo De Ruggieri

Tommaso es un prestigioso y autosuficiente cardiólogo, que niega la existencia de Dios. Sus ayudantes del hospital y su yerno son víctimas de su prepotente carácter, mientras que apenas hace caso a su mujer. Gran parte de sus esperanzas están depositadas en su hijo Andrea, estudiante de medicina con un prometedor futuro por delante. Sin embargo, Tommaso comienza a sospechar que algo extraño sucede y sus recelos se confirman cuando el chico reúne a la familia para comunicarles una importante noticia: ha decidido ingresar en el seminario para hacerse sacerdote.

Divertida comedia italiana dirigida por el debutante Edoardo Maria Falcone, cuyo trabajo fue premiado en los David De Donatello como mejor ópera prima. Hasta ahora Falcone había sido guionista de varios largometrajes, entre ellos ¿Te acuerdas de mí?, recientemente estrenado. El cineasta romano huye de planteamientos fáciles para mostrar, en clave de humor, el trance de un hombre ateo cuyas ideas liberales serán puestas a prueba de una manera inesperada. Descolocado por la situación, persigue a su hijo y descubre que su mentor es don Pietro, un sacerdote dinámico y comprometido con los demás, hacia el que no experimenta demasiada simpatía.

El film nos relata los cambios que la revelación de Andrea desencadenará en los miembros de su familia. Avanza con un ritmo ágil y cuenta con buenos secundarios como la ignorada esposa de Tommaso, su superficial hija o el marido de ésta, dueño de una peculiar inmobiliaria. No obstante, estos personajes están algo desaprovechados en favor de una mayor presencia del dúo protagonista formado por el avispado Pietro y el contrariado Tommaso, interpretado por Marco Giallini de una manera magistral.

No estamos ante una película exclusivamente dirigida al público cristiano, sino que aporta una interesante variedad en sus planteamientos, dentro de su sencilla apariencia. Más allá del enfrentamiento entre ciencia y fe, encarnado por el médico y el sacerdote, hace énfasis en la tolerancia hacia los que piensan diferente y en cómo aquellos que son distintos también pueden ayudarnos a ser mejores.

Si Dios quiere (fotograma)