4 estrellas
8
Amor bajo el espino blanco
Título original: Shan zha shu zhi lian
Año: 2010
País: China
Duración: 114 min.
Género: Drama, Romance
Categoría: Películas con valores, Estrenos de 2012
Calificación moral: TP
Director: Zhang Yimou
Guión: Yin Lichuan, Gu Xiaobai, Ah Mei
Música: Chen Qigang
Fotografía: Zhao Xiaoding
Reparto: Zhou Dongyu, Dou Shawn, Xi Meijuan, Jiang Ruijia, Li Xuejian, Chen Taisheng, Sa Rina, Lü Liping

Durante la Revolución Cultural, Jing es enviada a una zona rural en la montaña para su “reeducación”. En su nuevo destino la chica conoce a Sun, hijo de un importante militar del régimen comunista. Debido a sus diferencias sociales, el enamoramiento que surgirá entre ambos estará plagado de dificultades desde el principio, ya que el padre de Jing permanece encarcelado por derechista. Además, la joven debe actuar con prudencia, pues sobre sus espaldas recae la responsabilidad de complacer al partido y así poder sacar a su familia de la precariedad en la que está inmersa.

Zhang Yimou traslada a la pantalla una cautivadora historia de amor, dando una lección de sutilidad. El relato avanza de manera sosegada, recreándose en los bellos paisajes en los que se escenifica gran parte de la cinta, y aportando interesantes matices en cada uno de los encuentros entre Jing y Sun. El contexto político en el que se enamoran, les obliga a vivir su relación en clandestinidad. Su idilio estará marcado, asimismo, por su mutua fidelidad materializada en una ilimitada capacidad de espera, que recuerda al romance de El camino a casa; uno de los trabajos más valorados de Yimou. Otro de los aspectos más relevantes de la trama, es la inocencia con la que Jing afronta su noviazgo, la cual es aceptada por su novio, a la vez que tratada con respeto.

En la película aflora, aunque de puntillas, un drama tan habitual en China como el del aborto, a través de una amiga de Jing. Por otra parte, se evidencian los excesos del comunismo, pero estos son mostrados por Yimou con más prudencia que en sus inicios, para evitar los estragos de la censura. En este título el director oriental adapta una novela de su compatriota Mi Ai, basada en un hecho real, que también merecía la pena ser contado por el cine, sobre todo si se hace de esta manera.

Amor bajo el espino blanco (fotograma)