8
Stalker
4 estrellasTítulo original: Stalker
Año: 1979
País: Unión Soviética
Duración: 163 min.
Género: Ciencia ficción
Categoría: Valores espirituales
Calificación moral: +7
Director: Andrei Tarkovsky
Guión: Andrei Tarkovsky, Arkadiy Strugatskiy, Boris Strugatskiy
Música: Eduard Artemev
Fotografía: Aleksandr Knyazhinsky, Georgi Rerberg, Leonid Kalashnikov
Reparto: Alisa Freyndlikh, Aleksandr Kaydanovskiy, Anatoliy Solonitsyn, Nikolay Grinko, Natalya Abramova, Faime Jurno

Los stalkers arriesgan su vida para conducir hasta La Zona a aquellos que se atreven a aceptar el desafío. El acceso a este enigmático lugar, donde hace tiempo cayó un meteorito, está prohibido y se encuentra bajo vigilancia militar. La Zona alberga una habitación donde se hacen realidad los deseos más profundos.

Andrei Tarkovsky denuncia la falta de espiritualidad en el mundo moderno de una manera metafórica. El realizador no entendía el séptimo arte como un entretenimiento y su película, abstracta e introspectiva, es de las que crean opiniones muy divergentes entre el público; una constante en toda su filmografía. Debido a sus temáticas religiosas sufrió la represión de las autoridades soviéticas, hasta que se exilió a Suecia. El rodaje de Stalker fue muy complicado, porque un error durante el procesamiento de los negativos en el laboratorio, destruyó gran parte de la película que se había rodado, obligando a comenzarla de nuevo con un presupuesto mucho más limitado.

El film tiene una poderosa atmósfera, en la que el agua cobra un especial protagonismo. Adapta libremente un relato de Arkadiy y Boris Strugatskiy, que participaron en el guión junto a Tarkovsky. Éste suprimió elementos de ficción de la obra de los hermanos Strugatskiy, para centrarse en el viaje que emprenden, en compañía de un stalker, un científico y un escritor que buscan la verdad, a la que no responden plenamente sus respectivas disciplinas. El stalker es un hombre de fe; un guía espiritual que conduce a los dos peregrinos haciendo referencia expresa al pasaje de Emaús, donde el mensajero no es reconocido por sus acompañantes. Stalker, que recibió el Premio del Jurado Ecuménico en Cannes, es pausada y compleja, pero es una de esas películas que tienen la facultad de perdurar en la memoria.

Stalker (fotograma)