4 estrellas
8
Una historia verdadera
Título original: The Straight Story
Año: 1999
País: Estados Unidos, Francia, Reino Unido
Duración: 112 min.
Género: Drama
Categoría: Películas con valores
Calificación moral: TP
Director: David Lynch
Guión: John Roach, Mary Sweeney
Música: Angelo Badalamenti
Fotografía: Freddie Francis
Reparto: Richard Farnsworth, Sissy Spacek, Harry Dean Stanton, Everett McGill, John Farley, Jane Galloway Heitz

Alvin Straight es un septuagenario viudo, que vive en Iowa con su hija discapacitada. Aunque lleva años enemistado con su hermano Lyle, cuando se entera de que éste ha sufrido un infarto, decide ir a visitarle. El viaje es toda una odisea para él, pues a sus problemas de salud se une la inexistencia de un transporte público, que le permita recorrer los 500 kilómetros que le separan de su hermano. Lejos de ceder ante las adversidades, Alvin emprende el trayecto con una máquina cortacésped.

A finales del siglo pasado, el cineasta norteamericano David Lynch trasladó al cine una historia que parecería totalmente inverosímil, si no fuera porque está basada en hechos reales. Esta road movie hace bueno el dicho de que “la realidad supera a la ficción”, desplegando un inolvidable relato sobre perseverancia, perdón y familia. La lentitud con la que transita Alvin tiene una gran carga simbólica, al instalarse en las antípodas del estresante ritmo de una sociedad actual que deja poco tiempo para disfrutar del camino.

La película se desarrolla con una apabullante sencillez y es verdaderamente conmovedora. Nos habla sobre el valor de la tercera edad, por encima de las inevitables limitaciones físicas, a través de un anciano terco a más no poder, pero de buen corazón, que ilustra con su experiencia a las personas que va encontrando en su itinerario. El personaje fue representado por el veterano Richard Farnsworth, quien se convirtió en el intérprete más longevo en estar nominado al Oscar a mejor actor.

Una historia verdadera (fotograma)