Tomar notas

Estamos ante Dios pero en la tierra ¿vale?, pues empecemos a sumar puntos guay… Máximo 3 por cada “maravilla”:

Sabemos que estás con nosotros y por NO verte, 3 puntos.

Reconocemos la Eucaristía como la única fuerza de Dios para caminar, 5 puntos (nos salimos, no importa).

Por saber que “vives” en los consagrados, 3 puntos.

Sabemos que estás en el amor de la gente, 3 más.

Te divulgamos a la menor ocasión, 3 puntos geniales.

Oramos por los del purgatorio, otros 2.

Tenemos penas y lágrimas y por padecerlas, 1 puntico.

Rezamos el Rosario: si nos dormimos, 0´5 puntos, si no, 1 punto.

Oramos por “los malos, malísimos”, 2 puntazos (éste se nos suele pasar).

Pedimos por los más necesitados y perseguidos, 1 punto.

Intentamos no volver a caer, 0´5 puntos (como nunca sucede).

No queremos tener más de lo que necesitamos, 1 punto para el cesto.

¡Con lo cual, Matrícula de Honor! Pero ya sé, ahora lo digo:

Criticamos cada vez que hablamos, -1 punto; faltamos a Misa de vez en cuando, -2 puntos; no cumplimos con todo lo que nos dices, -3 puntos; mentimos a veces, menos otro punto; no visitamos convictos (ni se nos ocurre), -1 punto; ¿vamos a la residencias de ancianos?, pues… Si no hay nadie conocido…, -2 puntos; a veces dudamos terriblemente, -5 por dudar; no repartimos siempre lo que tenemos, -2 puntos; y sigo: no, no, no… -1, -1, -1, -1…

¡Con lo cual, suspendidos!

Si no fuera por la confesión, la Eucaristía y la Puerta Santa… Un perfecto desastre. ¡Jopé qué complicado es todo, Dios! Pero gracias por querernos tanto.