El Buen Pastor

Fotografía: Lawrence OP (Flickr)

“…Y yo cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí.” (Jn 12, 32)

Tú me has traído hasta aquí

Tú me has traído de nuevo aquí.

La última vez,
Tú estabas, pero yo no te veía.
Ahora Tú estás y vives tan dentro
que ya no te distingo de mí.

Sigo confundida
pero tengo
la secreta esperanza
de que me sostienes.

No dejes de confirmarme que es así.
No permitas que el miedo me invada
Dame la alegría de los hijos de Dios.
Déjame traerte a este lugar
Donde Cristo querría estar si le dejaran escoger.

Aquí, con la debilidad, Él, que es la fuerza
Aquí, con el dolor, Él, que es consuelo.

 
“Cuando me parece que voy a tropezar, tu misericordia, Señor, me sostiene; cuando se multiplican mis preocupaciones, tus consuelos son mi delicia.” (Salmo 93, 18-19)