Miles de devotos viajamos a Serradilla para asistir a la procesión de la venerada imagen del Cristo de la Victoria, organizada con motivo del 375 aniversario de su llegada a la localidad cacereña, un hecho que ha coincidido con el Jubileo de la Misericordia. Hasta la fecha, la talla únicamente ha salido de su santuario en dieciséis ocasiones, siempre por causas muy concretas, como efemérides, sequías o grandes pestes en la antigüedad. La última vez fue hace 35 años, en 1981, debido a una fuerte sequía.

A la hora prevista para el comienzo del desfile arreciaba la lluvia y parecía que no se podría llevar a cabo. Pese al anuncio de la suspensión, se reorganizó por la tarde. Los peregrinos que aún no habíamos regresado a casa tuvimos la suerte de asistir al histórico acontecimiento, junto a los serradillanos, que engalanaron cada una de las calles del recorrido. La lluvia volvió a hacerse presente provocando varias interrupciones, pero no evitó una cálida acogida en cada lugar por donde pasó el “Cristo Bendito”.

En el Santuario

Inicio de la procesión

Cristo de la Victoria

Devotos

Clavel

Pasando bajo el arco

En blanco y negro

En la Plaza Mayor

Cortejo

Cristo Bendito

Primer plano

Contraluz