Películas infantiles

 
Aparte de las indudables cualidades del cine como entretenimiento, el medio también tiene unas importantes posibilidades educativas, que contribuyen al desarrollo de los más pequeños. Además, cada vez con más frecuencia las tramas infantiles miran de reojo hacia el público adulto, desplegando relatos que hacen disfrutar a padres e hijos.

Con el fin de facilitar el acceso y la búsqueda de las películas, incluidas en esta sección, se han ordenado por género y estudio. En la primera clasificación, por género, cuenta con un papel predominante la animación, copando los tres primeros apartados. En particular, el 3D acapara la mayoría de los estrenos para niños que se producen, debido a su gran aceptación. El número de cintas elaboradas con dibujos animados es actualmente más limitado, pero ha sido la técnica predominante durante décadas y aún sigue deparando títulos de mucha calidad. El stop motion, por su parte, es menos común por su complejidad y, quizá por eso, suele llegar acompañado de historias interesantes.

Al margen de la animación, encontramos valiosos largometrajes de aventuras, comedia y fantasía. Este último género es, quizá, el más prolífico de todos los que engloban acción real, dentro de la temática infantil.

 

 


 
Mediante este índice alternativo, por estudio, puedes consultar los filmes de cada productora. Alberga una especial relevancia Disney, como no podría ser de otra manera, pues prácticamente monopolizó las propuestas para niños llevadas a cabo en el ámbito hollywoodiense, hasta la espléndida irrupción de Pixar, a mediados de los años 90. DreamWorks, asimismo, ha tenido una significativa influencia y, a rebufo de estas grandes factorías, han emergido otras como Blue Sky, Illumination o Laika Entertainment.

Fuera de Estados Unidos, el Studio Ghibli japonés se ha ganado el corazón de muchos espectadores, gracias a obras muy densas y originales, plasmadas con procedimientos de animación tradicional. En Europa destaca el trabajo que viene realizando la empresa británica Aardman, especializada en stop motion, y la irlandesa Cartoon Saloon, cuyas películas denotan una excepcional capacidad artística.