3 estrellas
6
El Gato con Botas
Título original: Puss in Boots
Año: 2011
País: Estados Unidos
Duración: 90 min.
Género: Animación, Aventuras, Comedia
Categoría: Películas infantiles, DreamWorks
Edad: TP
Director: Chris Miller
Guión: Tom Wheeler
Música: Henry Jackman
Fotografía: Gil Zimmerman
Reparto:

El Gato con Botas es el forajido más buscado por los vecinos de San Ricardo, que sienten que les ha traicionado. En aquel pequeño pueblo pasó de héroe local a villano, al verse envuelto en los manejos de Humpty Dumpty, con el que siempre tuvo una gran amistad. Dejando a un lado sus diferencias con este, emprende con él una aventura junto a la valiente Kitty para encontrar unas judías mágicas que les eleven hasta el cielo, donde hay un castillo que esconde un tesoro.

El personaje del Gato con Botas se incorporó a la saga de Shrek en la segunda entrega y su aceptación por el público fue inmediata. Esto animó a DreamWorks a desarrollar este spin-off, originalmente planteado para ser lanzado directamente en DVD. Sin embargo, la caracterización del gato daba para más, en buena medida, gracias al personalísimo sello que le aporta el trabajo de Antonio Banderas. En esta película le acompaña Salma Hayek en labores de doblaje, poniendo voz a Kitty Patitas Suaves. La dirección la firma Chris Miller, realizador de Shrek Tercero y colaborador en los diálogos de las dos primeras partes de los episodios del ogro.

Si algo caracteriza al Gato con Botas, basado libremente en un cuento de Charles Perrault, son sus acusados contrastes. Tan pronto parece un forajido como pone sus hipnóticos ojos de tierno gatito o irrumpe en un bar cual héroe de wéstern y pide un vaso de leche. En esta historia conocemos sus humildes orígenes, desde su llegada a San Ricardo en una cesta en la que fue abandonado junto a un orfanato, donde le acogió una bondadosa mujer a la que considera su madre. También se escenifican los hechos por los que pasó a ser tildado de traidor.

El primer tramo del film tiene un ritmo muy alto. Incluye una brillante secuencia, en la que el gato y los suyos se enfrentan a los malvados Jack y Jill. A partir de ahí baja el nivel de la cinta, cayendo por momentos en lo episódico. Estéticamente le favorecen los cálidos colores de la villa hispana de San Ricardo que, además, sirven de distinción visual con respecto a Shrek. Argumentalmente sería una precuela de estas aventuras. Estuvo nominada al Óscar al mejor largometraje de animación.

El Gato con Botas (fotograma)