3 estrellas
6
El niño y el mundo
Título original: O Menino e o Mundo
Año: 2013
País: Brasil
Duración: 80 min.
Género: Animación, Aventuras, Drama
Categoría: Películas infantiles
Calificación moral: +7
Director: Alê Abreu
Guión: Alê Abreu
Música: Ruben Feffer, Gustavo Kurlat
Fotografía:
Reparto:

El pequeño Cuca vive feliz con su familia en una casa de campo, hasta que su padre tiene que irse a trabajar a la ciudad. Sumido en la melancolía por la ausencia de su progenitor, Cuca carga con su maleta y emprende un viaje en el que descubrirá un mundo dominado por las máquinas y la tecnología.

Hace unos años, El niño y el mundo se convirtió en una sorpresa con su inesperada nominación al Oscar en la categoría de mejor película de animación. Este hecho relanzó la distribución internacional de esta modesta producción brasileña, estrenada en su país de origen dos años atrás. Alê Abreu firmó un trabajo muy personal en el que, aparte de ejercer como director y guionista, dibujó a mano todas las ilustraciones de la cinta. Inicialmente, Abreu iba a llevar a cabo un documental sobre América Latina, pero a lo largo del proceso su idea acabó transformándose en este largometraje de animación.

La propuesta es muy singular y mucho más compleja de lo que podía desprenderse de la sencillez de sus trazos. Nos relata el viaje de un chico que, desde su mirada inocente, conoce la industrialización y polución de las ciudades, y la explotación laboral que, en una sociedad globalizada, sufren los trabajadores, representados como un mero elemento más en las cadenas de fabricación.

Desde un punto de vista visual es admirable la labor desarrollada con tal economía de medios, mientras que a nivel narrativo es confusa y, en algunos pasajes, carece de sutilidad a la hora de mostrar su mensaje ecologista. Los dibujos y la música no son suficientes para sostener la historia, que incluye unos pocos diálogos en un idioma imaginario, elaborado en portugués invertido. Es complicado que los niños comprendan algunas partes del contenido, si no es con una explicación posterior de los padres, aunque probablemente se sentirán atraídos por la creatividad de su animación artesanal.

El niño y el mundo (fotograma)