3 estrellas
6
El regreso de Mary Poppins
Título original: Mary Poppins Returns
Año: 2018
País: Estados Unidos
Duración: 130 min.
Género: Comedia, Musical
Categoría: Películas infantiles, Walt Disney
Calificación moral: TP
Director: Rob Marshall
Guión: David Magee
Música: Marc Shaiman
Fotografía: Dion Beebe
Reparto: Emily Blunt, Lin-Manuel Miranda, Ben Whishaw, Emily Mortimer, Pixie Davies, Nathanael Saleh

Michael Banks vive en Londres al cargo de sus tres hijos, con la compañía de su hermana Jane y de su ama de llaves Ellen. A la trágica pérdida de su mujer se suman sus deudas, que hacen peligrar la propiedad de la vivienda en la que reside con los suyos. Por suerte, aparece la niñera Mary Poppins dispuesta a conseguir que la familia Banks recobre la alegría, con la ayuda del farolero Jack.

Esta continuación de Mary Poppins transcurre en 1930, durante la época de la Depresión. En este contexto, nos presenta a unos adultos Jane y Michael Banks. El segundo está marcado por el fallecimiento de su esposa y ambos han olvidado su infancia, pero de nuevo se cruza en sus vidas Mary Poppins para poner orden y arrojar luz.

La cinta ha sido dirigida por el especialista en musicales Rob Marshall, a partir de un guión escrito por David Magee, donde el propio Marshall ha colaborado. El resultado es una propuesta más pendiente de rendir tributo al clásico de los 60, que de aportar una historia verdaderamente novedosa. Los personajes son muy similares y el conjunto acaba siendo algo rutinario. Salva los muebles, en gran medida, la presencia de Emily Blunt, que cumple con nota el difícil reto de devolver a la pantalla a la Mary Poppins que bordó Julie Andrews. En el reparto también figuran nombres como el de Meryl Streep o Dick Van Dyke -que hacía un doble papel en el original-, en breves apariciones.

La parte técnica del film está realmente lograda, como no podía ser de otra manera en una producción de primer nivel. Esto queda patente en su cuidada puesta en escena, de corte clásico, y en sus destacadas coreografías. La moraleja, en línea con su predecesora, incide nuevamente en la pérdida de la inocencia de los adultos.

El regreso de Mary Poppins (fotograma)