3 estrellas
6
Frankenweenie
Título original: Frankenweenie
Año: 2012
País: Estados Unidos
Duración: 87 min.
Género: Animación
Categoría: Películas infantiles, Walt Disney, Estrenos de 2012
Calificación moral: +7
Director: Tim Burton
Guión: John August
Música: Danny Elfman
Fotografía: Peter Sorg
Reparto:

Victor Frankenstein es un chico inadaptado, mucho más interesado por la ciencia, que por relacionarse con otros chavales de su edad. Su mejor amigo es su queridísimo perro Sparky pero, por desgracia, éste muere en un fortuito accidente. Inspirado por las clases del enigmático maestro Rzykruski, Victor se propone desarrollar un experimento que devuelva a Sparky a la vida. Sus grandes cualidades le permitirán hacer realidad su ambicioso proyecto, aunque con unas consecuencias que pronto se revelarán imprevisibles.

En sintonía con el protagonista del largometraje, Tim Burton sigue sumergido en su particular -y tenebroso- mundo de fantasía. En esta ocasión traslada a la pantalla un guión de John August, basado libremente en Frankenstein y en un cortometraje que el propio Burton realizó, en 1984, para Disney. La idea resulta realmente original y está escenificada con un tono muy familiar, no exento de algunos toques macabros.

La película ha sido elaborada mediante la compleja técnica de stop motion y está rodada en blanco y negro. Esto último, bastante inusual para un producto de animación, fue una condición irrenunciable para Burton, que deseaba dotar a su trabajo del estilo del cine clásico de terror; un género al que rinde tributo con este título.

Frankenweenie señala los peligros ligados al mal uso de la ciencia, en consonancia con la famosa novela de Mary Shelley que adapta. La historia formula una visión positiva de la familia, articulada a través del cálido hogar que forman Victor y sus padres, junto a su entrañable mascota Sparky. La acción nos traslada hasta la localidad de New Holland, cuyos vecinos recuerdan bastante a la apolillada comunidad presentada por Burton en Eduardo Manostijeras. El único pero que se le puede poner al entretenido film del director californiano está en que, dentro de sus indudables riesgos, no se haya atrevido a exponer la muerte como una parte inseparable del ciclo de la vida.

La producción ha estado nominada al Oscar en la categoría de animación, que finalmente ha recaído en Brave (Indomable).

Frankenweenie (fotograma)