3 estrellas
6
Hotel Transilvania
Título original: Hotel Transylvania
Año: 2012
País: Estados Unidos
Duración: 91 min.
Género: Animación, Comedia, Fantástico
Categoría: Películas infantiles, Sony
Calificación moral: TP
Director: Genndy Tartakovsky
Guión: Peter Baynham, Robert Smigel
Música: Mark Mothersbaugh
Fotografía:
Reparto:

El conde Drácula siempre ha protegido a su hija Mavis del peligro que, según él, entrañan los humanos. Incluso encargó construir un hotel oculto en medio de un tenebroso bosque, donde su pequeña y otros monstruos pudieran estar a salvo. Este alojamiento será testigo de un encuentro con sus mejores amigos para celebrar la mayoría de edad de su hija, que cumple 118 años. Sin embargo, a la chica no le entusiasma demasiado el acontecimiento, pues lo que anhela es salir de los muros del suntuoso lugar, a pesar de la persistente oposición de su padre. La inesperada visita al hotel Transilvania de un joven normal, llamado Jonathan, trastocará los planes del conde.

El punto de partida de la película coloca a los monstruos como las indefensas víctimas de los «terroríficos» humanos, al estilo de Monstruos, S.A.. Ese temor conduce a Drácula a sobreproteger a Mavis, frustrando, sin quererlo, todos los sueños de la muchacha. Al igual que en la novela de Frankenstein, el relato habla del miedo hacia lo desconocido, en el caso de Drácula, alimentado por una dramática experiencia vivida en el pasado. El conde, eso sí, comenzará a albergar ciertas dudas, después de la irrupción en el hotel del jovial Jonathan. Y eso que, en un principio, considerará al chaval como una grave amenaza para la seguridad del lúgubre establecimiento, sobre todo, cuando despierte el interés de Mavis.

Si algo destaca especialmente en este largometraje es su potente diseño de personajes, entre los que encontramos a Frankenstein, la Momia, a una peculiar familia de lobos o al Hombre Invisible, en forma de guiño a Woody Allen. No es la primera vez que una cinta de animación hace referencia al cineasta neoyorquino, que ya inspiró y puso voz al protagonista de Antz (Hormigaz).

Este título proporcionó al ruso Genndy Tartakovsky su oportunidad de debutar en el cine, tras realizar numerosos trabajos de animación para la televisión. No fue la opción inicial de Sony para este proyecto, por el que pasaron otros cinco directores. De hecho, la producción empezó a gestarse en 2006, pero no acabó de cuajar hasta la llegada de Tartakovsky en 2011, justo un año antes del estreno.

Hotel Transilvania (fotograma)