2,5 estrellas
5
Ice Age 4: La formación de los continentes
Título original: Ice Age: Continental Drift
Año: 2012
País: Estados Unidos
Duración: 88 min.
Género: Animación, Aventuras, Comedia
Categoría: Películas infantiles, Blue Sky
Edad: TP
Director: Steve Martino, Mike Thurmeier
Guión: Michael Berg, Jason Fuchs
Música: John Powell
Fotografía: Renato Falcão
Reparto:

La inenarrable persecución de la bellota por parte de Scrat acaba con este en el núcleo de la Tierra, donde provocará un cataclismo de enormes proporciones. El suceso tendrá unas desafortunadas consecuencias para Manny, porque el temblor le separa de su pareja y de su hija Melocotón. Perdido en el mar junto al tigre dientes de sable Diego, el perezoso Sid y la abuela de este, tratará de encontrar la manera de regresar con su familia. En su aventura, la manada se cruzará con una banda de piratas, que obstaculizará sus planes.

En esta cuarta película de Ice Age el agua toma una especial relevancia y constituye una de las grandes novedades de una propuesta que evidencia el agotamiento de la saga. Su guión está construido a partir de situaciones episódicas y no hay un desarrollo de los personajes, a diferencia de la tercera parte que, aun siendo ya algo repetitiva, nos relataba la paternidad de Manny y Ellie. Este largometraje incluye una subtrama, bastante tópica, acerca de la llegada de Melocotón a la adolescencia y la sobreprotección de su padre.

Al comienzo del film conocemos a la familia de Sid, conformada por unos particularísimos miembros que no dan explicaciones de los motivos por los que le abandonaron y hacen lo propio con su abuela. La gruñona y descuidada anciana aporta algún momento divertido con su peculiar forma de ser. Además, la cinta nos presenta a unas ardillas muy peleonas que ayudarán a la manada de Manny, rindiendo un simpático tributo a Braveheart. Pero en cuanto entretenimiento se refiere, nuevamente se lleva la palma Scrat. Tras haber dejado atrás su tormentosa relación con una hembra de ardilla, protagoniza las secuencias más ingeniosas.

Ice Age 4: La formación de los continentes (fotograma)

Ice Age: El gran cataclismo

2016
2 estrellas

Ice Age: El gran cataclismo

Una vez más, Scrat la vuelve a liar en su infatigable caza de la escurridiza bellota. En esta ocasión, su tenaz persecución desencadena una sucesión de eventos cósmicos, que acaban provocando que un asteroide se dirija hacia la Tierra. De este modo, Manny, Diego, Sid y el resto de la manada emprenderán otra peligrosa aventura.

Esta última película de Ice Age repite moraleja, al insistir en la importancia de saber adaptarnos a los cambios de la vida, relatando los temores de Ellie y Manny ante el compromiso de su hija Melocotón con Julian -su enrollado yerno-, y el deseo de ambos de dejar el nido para recorrer el mundo. Diego y Shira, por su parte, están planteándose tener un retoño, mientras que a Sid le da calabazas la perezosa con la que quería casarse para formalizar su relación, de unos pocos minutos. La trama, asimismo, incluye a otros personajes de anteriores filmes, como la abuela de Sid o la comadreja Buck que, al más puro estilo Armageddon, embarcará a la manada de Manny en una misión con pocas perspectivas de éxito.

Lejos de aportar nada nuevo, esta continuación se limitó a estirar las posibilidades comerciales de una serie de entregas muy rentables. Lo cierto es que sobran secundarios y existe una alarmante falta de ideas. Ni siquiera Scrat resulta ya tan ocurrente y lo peor de todo es la ausencia de una base argumental coherente. Esperemos que este sea el colofón de una franquicia extenuada.