3 estrellas
6
La princesita
Título original: A Little Princess
Año: 1995
País: Estados Unidos
Duración: 97 min.
Género: Fantástico, Drama
Categoría: Películas infantiles, Warner Bros
Calificación moral: TP
Director: Alfonso Cuarón
Guión: Richard LaGravenese, Elizabeth Chandler
Música: Patrick Doyle
Fotografía: Emmanuel Lubezki
Reparto: Liesel Matthews, Eleanor Bron, Liam Cunningham, Rusty Schwimmer, Arthur Malet

Sara Crewe, una niña huérfana de madre, tiene una feliz vida junto a su padre en la India. Pero cuando éste debe unirse a los británicos para luchar en la guerra, es enviada a un internado de Nueva York, donde le cuesta adaptarse a las estrictas normas implantadas por la áspera señorita Minchin. Su estancia allí se complicará, aún más, después de que su progenitor sea dado por muerto. Tras la noticia pierde los privilegios que disfrutaba por pertenecer a una familia adinerada y se ve forzada a hacer distintos trabajos, para no quedar en la indigencia.

Es agradable encontrarse con este tipo de películas para niños, realizadas al margen de Disney y del cine de animación. En La princesita, Alfonso Cuarón se sumerge en el mundo de la infancia, trasladando a la pantalla una novela de la escritora Frances Hodgson Burnett. Otra versión de una obra de la autora inglesa había deparado, sólo un par de años antes, El jardín secreto, una cinta con varios puntos en común con la que nos ocupa. En ambas propuestas, entre otras cosas, sus respectivas protagonistas se refugian en la fantasía y la amistad.

En esta historia, la perspicaz Sara se evade de su dura realidad, marcada por la ausencia de sus padres y los desaires de la directora del internado, gracias a su desbordante imaginación. Creer en sus sueños mantiene viva su alegría. También le ayuda su amistad con algunas compañeras del centro y especialmente con Becky, una muchacha desplazada por su color de piel. Sara es una chica bondadosa, ajena a prejuicios raciales, que se mostrará cercana a Becky. Más tarde, al perder el trato de favor que le dispensaba la señorita Minchin, compartirá con ella un destartalado desván.

Aunque cambie la situación de Sara, el relato deja claro que sigue siendo una princesa, porque no es algo que dependa de clases sociales, tan acentuadas en la época de la Primera Guerra Mundial, en la que transcurre el film. La debutante Liesel Matthews, que apenas se ha dedicado a la interpretación posteriormente, hace un buen trabajo. Asimismo, destaca la cuidada ambientación y la magia que aporta la fotografía de Emmanuel Lubezki.

La princesita (fotograma)