3,5 estrellas
7
Megamind
Título original: Megamind
Año: 2010
País: Estados Unidos
Duración: 95 min.
Género: Animación, Fantasía, Ciencia ficción, Aventuras, Comedia
Categoría: Películas infantiles, DreamWorks
Edad: TP
Director: Tom McGrath
Guión: Alan Schoolcraft, Brent Simons
Música: Lorne Balfe, Hans Zimmer
Fotografía:
Reparto:

Cuando eran unos bebés, Megamind y Metro Man fueron enviados por sus respectivos padres a la Tierra, pero su suerte al llegar resultó muy distinta. Mientras Metro Man cayó en un acogedor hogar, Megamind hizo su aterrizaje en el patio de una cárcel. Rodeado de reclusos, acabó transformándose en el mayor villano de Metro City, al tiempo que su compañero de viaje se erigía como el héroe local. Sin embargo, la inesperada pérdida de Metro Man supondrá el fin de su gran rivalidad y el irremediable ascenso al poder de Megamind. Este dejará de encontrar sentido a su malvada vida sin un oponente. Por eso, decide crear su propio héroe, llamado Titán, aunque la cosa se le irá de las manos, porque su criatura optará por seguir el camino del mal.

Parodiando a Superman, la película coloca el foco en su antítesis Megamind, convertido en una suerte de Lex Luthor que derroca al bueno de la historia. A partir de ahí, su existencia será mucho más tediosa de lo que pensaba, antes de que Titán ponga en jaque a los vecinos de Metro City y se vea obligado a replantearse sus prioridades.

El antihéroe de color azul y prominente cabeza creció sin referencias y nunca había conocido el significado del bien. Le ayudará a ver las cosas de forma diferente una reportera de la que se enamora. Para cautivarla se hace pasar por un tal Bernard, un tipo bastante anodino hasta entonces.

La idea de contar un relato de superhéroes dándole la vuelta y siguiendo al villano partió de Alan Schoolcraft y Brent Simons, que debutaron como guionistas en este largometraje. Tom McGrath, codirector de las dos primeras entregas de Madagascar, fue el responsable de la realización de un film entretenido, a cuyos personajes, eso sí, les falta algo de carisma para un resultado más redondo. La trama habla sobre la posibilidad de cambiar, persiguiendo nuevos objetivos, e incluye divertidas alusiones a cintas como El padrino o la mencionada Superman.

Megamind (fotograma)