4 estrellas
8
Porco Rosso
Título original: Kurenai no buta
Año: 1992
País: Japón
Duración: 94 min.
Género: Animación, Fantasía, Aventuras
Categoría: Películas infantiles, Studio Ghibli
Edad: TP
Director: Hayao Miyazaki
Guión: Hayao Miyazaki
Música: Joe Hisaishi
Fotografía: Atsushi Okui
Reparto:

El mar Mediterráneo no sería un lugar seguro si el popular piloto italiano Porco Rosso no lo defendiera de los piratas del aire, que están constantemente al acecho en busca de recompensas. Frustrados por no poder alcanzar sus malvados objetivos, contratan al aventurero americano Curtis para terminar con la supremacía aérea de Rosso. El primer envite entre ambos acabará con el hidroavión de este último destrozado.

Esta gran película de Hayao Miyazaki nos transporta a la Italia de finales de los años veinte, durante el agitado periodo de entreguerras. La historia no es ajena a los totalitarismos que marcaron el devenir de Europa en el siglo XX, siendo éste un contexto en el que se reivindica el mensaje pacifista que siempre ha acompañado a los títulos de Studio Ghibli.

El protagonista es un experimentado militar llamado Marco Pagot, al que un hechizo le dio la apariencia de un cerdo y cambió su nombre por el de Porco Rosso. Al resultar muy dañado su hidroavión -y su prestigio- a manos de Curtis se dirigirá hasta el taller del maestro Piccolo para su reparación. Allí conocerá a Fio, la inteligente y entusiasta sobrina del dueño, que se encargará de la aeronave, pese a los prejuicios iniciales del aviador. La jovencísima Fio es otro de los personajes femeninos bien trazados por Miyazaki, habituales en la filmografía del realizador japonés. Igualmente tiene su interés, aunque con un desarrollo menor, la elegante Gina, famosa cantante del hotel Adriano que profesa un oculto amor por Rosso.

El film combina el toque de humor que ponen los delirantes piratas del aire, más voluntariosos que efectivos, con cierta gravedad acorde con el convulso ambiente donde acontece. También hay sitio para el romanticismo y para la fantasía, en lo referente a la maldición que acompaña a Rosso.

En un primer momento, el proyecto iba a consistir en un mediometraje, de entre treinta y cuarenta y cinco minutos, destinado a mostrar en vuelo los aviones de Japan Airlines. Finalmente, con la participación en la producción de la compañía aérea, desembocó en este largometraje, llevado a cabo en bellos escenarios europeos, dibujados con maestría.

Porco Rosso (fotograma)