3 estrellas
6
Shrek, felices para siempre
Título original: Shrek Forever After
Año: 2010
País: Estados Unidos
Duración: 93 min.
Género: Animación, Aventuras, Comedia
Categoría: Películas infantiles, DreamWorks
Edad: TP
Director: Mike Mitchell
Guión: Josh Klausner, Darren Lemke
Música: Harry Gregson-Williams
Fotografía:
Reparto:

Shrek no le puede pedir más a la vida. Tiene una mujer que le quiere, tres pequeños retoños y sus amigos están cerca de él. Pero la rutina y el hecho de que los humanos no le teman, e incluso le consideren una atracción, comienza a suponerle una pesada losa. El mago Rumpelstiltskin, aprovechando su desconcierto, le ofrece ser un aterrador ogro por un día, a cambio de cualquier otro de su existencia. Lo que no espera Shrek es que el brujo elija justo el momento de su nacimiento. Si no es capaz de romper el hechizo antes de medianoche, todo lo que ha conocido se esfumará para siempre.

En su punto de partida, la película bebe argumentalmente de Shrek Tercero, al mostrarnos a un pesaroso ogro que no acaba de asumir sus responsabilidades. Si anteriormente se resistía a formar una familia, ahora se ve aprisionado por las obligaciones que conlleva la misma. Al avanzar el metraje son los planteamientos que funcionaron en la primera parte los que nutren al guión, colocando a Shrek en una situación en la que debe volver a conquistar a Fiona y ganarse el afecto de sus amigos.

Cuando Shrek rubrica el desafortunado pacto con Rumpelstiltskin es trasladado a una versión totalmente distinta de Muy Muy Lejano, donde el malvado mago se ha adueñado del reino y oprime a sus habitantes con métodos tiránicos. Descubrirá que Asno es el sufrido empleado de unas brujas y que el Gato con Botas, retirado de sus andanzas, está entradito en kilos. Entre todos los personajes se lleva la palma Fiona, convertida en una valerosa guerrera, líder de una resistencia conformada por ogros, cuyo objetivo es derrocar al cruel mago.

La falta de originalidad de la cinta se ve compensada por una historia entretenida, con la que DreamWorks puso el colofón a una exitosa saga que actualmente planea retomar. El largometraje subraya que, muchas veces, uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde y su enseñanza está en la importancia de saber valorar los pequeños regalos que nos trae el día a día.

Shrek, felices para siempre (fotograma)