3,5 estrellas
7
Los miserables (1998)
Título original: Les Misérables
Año: 1998
País: Estados Unidos, Reino Unido, Alemania
Duración: 134 min.
Género: Drama
Categoría: Películas con valores
Calificación moral: +13
Director: Bille August
Guión: Rafael Yglesias
Música: Basil Poledouris
Fotografía: Jörgen Persson
Reparto: Liam Neeson, Geoffrey Rush, Uma Thurman, Claire Danes, Hans Matheson, Reine Brynolfsson

Francia, siglo XIX. Jean Valjean es detenido por un presunto hurto en la casa del obispo. La policía interroga al prelado sobre el asunto y éste, pese a haber sido víctima de robo y agresión por parte del sospechoso, contribuye a su liberación, afirmando que él le había dado los objetos que llevaba. Este acto de misericordia hace que Valjean experimente un profundo cambio, hasta el punto de convertirse en un hombre bondadoso. Sin embargo, su sincera transformación no le librará de la implacable persecución del agente Javert, como consecuencia de sus acciones en el pasado.

El danés Bille August dirigió con solvencia esta notable película, resuelta con una narrativa clásica. Ocupa un lugar destacado entre las numerosas adaptaciones cinematográficas de la famosa novela de Victor Hugo, en buena medida, por la destreza de Rafael Yglesias para trasladar la obra al guión. El libretista, consciente de que no era posible condensar todo el relato en un largometraje, optó por centrarse en la redención de Jean Valjean.

La cinta contó con unos lujosos escenarios y con un sólido reparto. El británico Liam Neeson dio vida a Valjean, con el aplomo que siempre aporta a sus trabajos. El encargado de darle la réplica fue un intenso Geoffrey Rush, como Javert. Ambos supieron sacar partido de las grandes posibilidades que les brindaban sus respectivos personajes.

La historia pone el acento en el poder del perdón, en concreto del obispo, frente a la condena. En el lado opuesto se sitúa Javert, al dejar de lado el factor humano en su celo por el cumplimiento de la ley, ejerciendo su labor con tanto esmero, como falta de benevolencia. Nada tiene que ver con él un renovado Valjean, cuya caridad le empuja, entre otras cosas, a preocuparse por el devenir de Fantine; una mujer, a la que muchos desprecian, obligada a prostituirse para mantener a su hija.

Los miserables (1998) (fotograma)