3 estrellas
6
Cenicienta
Título original: Cinderella
Año: 2015
País: Estados Unidos, Reino Unido
Duración: 105 min.
Género: Aventuras, Fantasía, Romance
Categoría: Películas infantiles
Edad: TP
Director: Kenneth Branagh
Guion: Chris Weitz
Música: Patrick Doyle
Fotografía: Haris Zambarloukos
Reparto: Cate Blanchett, Lily James, Richard Madden, Helena Bonham Carter, Nonso Anozie, Stellan Skarsgård

La joven Ella vive en una casa de campo junto a su padre, un comerciante que vuelve a casarse después del fallecimiento de su esposa. La madrastra de la chica es una mujer malvada, que tiene a su cargo a sus dos insufribles hijas. Al fallecer inesperadamente el padre de Ella, esta queda a merced de su nueva familia, donde la maltratan convirtiéndola en su sirvienta y llamándola despectivamente Cenicienta. Durante un paseo por el bosque, su fortuito encuentro con el príncipe, cuya identidad ignora, lo cambiará todo.

Tras la cámara de esta versión del popular cuento de Charles Perrault estuvo el británico Kenneth Branagh, reconocido sobre todo por sus adaptaciones de obras de Shakespeare, en las que dejó su sello personal. En esta ocasión es evidente que tuvo menos libertad de movimiento. Incluso los cineastas con estilo propio se ajustan a los estándares de Disney. No obstante, se nota su buena mano para dirigir.

La clásica puesta en escena y el desarrollo de la película van en consonancia con el largometraje animado de los años cincuenta. Branagh contó con un equipo artístico de primer nivel en apartados como la fotografía o el vestuario, que contribuyen a plasmar a la perfección esa magia que, durante mucho tiempo, ha caracterizado la producción de Disney.

En el reparto encontramos a actores de la experiencia y el buen hacer de Cate Blanchett, como madrastra; al veterano Derek Jacobi, quien da vida al monarca; y a Helena Bonham Carter, que en el papel de hada madrina da lugar a una de las secuencias más logradas. Entre los jóvenes, Lily James encarna bien los valores de bondad y valentía que defiende el film, pero se echa en falta un príncipe con mayor carisma. Este es el punto mejorable de una cinta familiar que, sin aportar nada novedoso, resulta entretenida, ayudada por un impecable montaje.

Cenicienta (fotograma)