2,5 estrellas
5
El cielo es real
Título original: Heaven Is for Real
Año: 2014
País: Estados Unidos
Duración: 99 min.
Género: Drama, Biográfico
Categoría: Películas cristianas
Edad: +7
Director: Randall Wallace
Guion: Randall Wallace, Chris Parker
Música: Nick Glennie-Smith
Fotografía: Dean Semler
Reparto: Greg Kinnear, Kelly Reilly, Thomas Haden Church, Connor Corum, Lane Styles, Margo Martindale

Todd Burpo compagina su labor como pastor de una iglesia metodista con diversos trabajos, que apenas le dan para que su familia llegue a fin de mes. Colton, uno de sus dos hijos, cae gravemente enfermo y es operado de urgencia. Cuando el pequeño se recupera, le cuenta a su padre que ha estado en el cielo, aportando detalles que un crío de su edad no debería conocer. La revelación sumerge a Todd y a su esposa en un mar de dudas.

En el momento de su estreno pocos podían esperar que esta cinta basada en un hecho real fuera a encontrar un respaldo tan importante por parte del público, hasta el punto de superar los cien millones de dólares en todo el mundo. A esta cifra ha debido contribuir bastante que se trate de una adaptación de un popular best seller, sobre el testimonio de un niño de cuatro años.

La producción ha contado con un presupuesto limitado, siendo Greg Kinnear el rostro más reconocible del reparto. La dirección ha corrido a cargo de Randall Wallace, guionista de Braveheart. Wallace intenta desenvolverse en un escenario siempre tan difícil -y quizás por ello poco explorado- como es la vida después de la muerte. El propio cineasta, junto a Chris Parker, traslada al guion el libro escrito por Todd Burpo y Lynn Vincent.

La película no logra alcanzar la suficiente tensión en determinados momentos, pero es contenida en sus planteamientos, sin ocultar que está principalmente enfocada hacia el público cristiano. Nos presenta a un padre totalmente desconcertado con la experiencia que le relata su hijo. Cada domingo predica en la iglesia, aunque no por ello deja de tener dudas, tal vez porque carece de la fe inocente de un niño.

Pese a la singularidad de la premisa del film, lo cierto es que afronta, ni más ni menos, la gran pregunta sobre la vida eterna. Una cuestión que el hombre se ha formulado constantemente a lo largo de la historia.

El cielo es real (fotograma)