Viendo la cantidad de visitas que está teniendo la primera parte de este Vía Crucis, seguro que algunos ya estaréis esperando la segunda y última entrega de esta publicación con películas para reflexionar sobre cada estación.

 

8. Jesús consuela a las piadosas mujeres

Ostrov (La isla)

Ostrov
2006 | Pavel Lungin

Ostrov (La isla) Jesús ha caído ya dos veces bajo el peso de la cruz y es la ayuda del Cireneo la que le permite seguir adelante en su azaroso camino hacia el Gólgota. Incluso físicamente agotado y pese a todo el dolor, aún ofrece consuelo. La violencia está destrozado su cuerpo, pero no ha calado en su interior.

La primera propuesta de esta continuación del Vía Crucis la protagoniza un monje ortodoxo, llamado Anatoly, que vive angustiado por un error que cometió en el pasado. Es un eremita y un juglar que suele desesperar a sus hermanos. En su comunidad, no obstante, conocen de primera mano la sencillez de alguien agraciado por Dios con dones para ayudar a otros. Anatoly es capaz de proporcionar el consuelo que a él le falta. Aunque pasemos una mala época, eso no impide que podamos empatizar con los demás. Dar lo mejor de nosotros no debería depender de la situación por la que estemos atravesando.

 

9. Jesús cae por tercera vez

Silencio

Silence
2016 | Martin Scorsese

Silencio Es posible que caigamos tres o más veces por el peso de la cruz. En este film, ambientado en el siglo XVII, dos misioneros viajan a Japón para extender el cristianismo. Al llegar allí comprueban cómo su religión es cruelmente perseguida. Su guía Kichijiro es un Judas, un hombre débil que sucumbe una y otra vez por el miedo, pero que después regresa implorando perdón.

Todos podemos albergar dudas de fe por el silencio de Dios o por los constantes menosprecios hacia nuestras creencias. Tal vez nos demos de bruces con la desesperanza en más de una ocasión. Sin embargo, las dudas o los errores también forman parte del camino de un cristiano y siempre hay tiempo para levantarse. Cada vez que lo hagamos seremos perdonados sin más. Dios no lleva cuenta de nuestras caídas.

 

10. Jesús es despojado de sus vestiduras

Días del cielo

Days of Heaven
1978 | Terrence Malick

Días del cielo Jesús había revestido de dignidad a personas marginadas por las élites de su tiempo, las mismas que ahora tratan de robarle cualquier atisbo de honor. En Días del cielo el rico dueño de una granja es traicionado por dos de sus trabajadores. La historia escenifica durante la hora mágica la lucha entre el bien y el mal, y el modo en que la maldad puede ganar la partida, si consigue envenenar el interior de una persona. Cuando esto ocurre en la película, el hacendado será despojado de su tierra prometida y su cielo se convertirá en infierno.

Por dolorosa que pueda ser una traición o una injusticia, todavía es peor ceder ante el mal. El que hayamos sido despojados de aquello que amábamos, de nuestra tierra prometida, no significa que no podamos volver a encontrarla. Jesús fue despojado de sus vestiduras, pero no de su nobleza ni de su amor.

 

11. Jesús es crucificado

Diario de un cura rural

Journal d’un curé de campagne
1950 | Robert Bresson

Diario de un cura rural En el largometraje que acompaña a esta undécima estación, un joven sacerdote es recibido con hostilidad en un pequeño pueblo francés donde es destinado. A sus problemas de salud se une el daño emocional que sufre a causa del desdén de sus nuevos vecinos. Todo ello le sumerge en una crisis espiritual.

Los chismorreos no conducen a nada bueno. El papa Francisco ha advertido que generan división, sufrimiento y que «nunca ayudan a mejorar y a crecer». A veces solo hay una delgada línea entre las habladurías y la calumnia, que es una forma de crucificar a una persona. No merece la pena alimentar los chismorreos ni prestarles demasiada atención. Pese a que hayamos escuchado hablar mal de alguien a quien no conocemos, siempre será más inteligente dejar a un lado los prejuicios. Al fin y al cabo, ¿qué pensarían aquellos que no habían conocido a Jesús al verlo crucificado? Incluso un hombre que vivió haciendo el bien puede ser marcado por otros.

 

12. Jesús muere en la cruz

La llegada

Arrival
2016 | Denis Villeneuve

La llegada La ciencia ficción ha tratado con cierta frecuencia los temas existenciales. Es el caso de La llegada, no solo por las referencias bíblicas de su argumento, con las doce misteriosas naves que aterrizan en la Tierra o la Torre de Babel simbolizada por las dificultades para comunicarse con los alienígenas. Está protagonizada por una experta en lingüística que perdió a su hija por una enfermedad terminal.

Junto a sus consideraciones acerca del lenguaje y del tiempo, esta película contiene una poderosa reflexión sobre el valor de la vida, que no reside en los logros ni en que siga un curso normal. La vida tiene valor por sí misma, aunque se trunque prematuramente. Para comprenderlo, no obstante, no podemos cerrarnos al amor. En esta undécima estación se certifica el aparente fracaso de Jesús, que muere en la cruz, pero lo hace con el corazón y los brazos abiertos.

 

13. Jesús es puesto en brazos de su Madre

La Pasión de Cristo

The Passion of the Christ
2004 | Mel Gibson

La Pasión de Cristo Tras la impactante escena de una lágrima que cae del cielo, esta adaptación de las últimas horas de Jesús representa la icónica imagen de la piedad. Una mujer rota sujeta el cuerpo sin vida del hijo al que tantas veces habría tenido en brazos de pequeño. En el monte Calvario se cumple la profecía de Simeón, quien le anticipó que una espada le atravesaría el alma.

Es doloroso para los hijos despedir a sus padres, pero aún resulta más desgarrador cuando sucede lo contrario. Hay madres y padres que pierden a sus hijos por la enfermedad, las drogas o el suicidio. En el silencio del Gólgota solo queda la fe en un Padre que cuide de ellos. La montaña en la Sagrada Escritura es el lugar de encuentro con Dios. Jesús tuvo que subir al monte Calvario para encontrase con Él. Su sacrificio es una luz de esperanza para todas aquellas pérdidas difícilmente comprensibles desde nuestra capacidad humana.

 

14. Jesús es puesto en un sepulcro nuevo

Ordet (La palabra)

Ordet
1955 | Carl Theodor Dreyer

Ordet (La palabra) Cuando no hay fe todo termina aquí, en un frío sepulcro. Cristo anunció que resucitaría, sin embargo, sus apóstoles habían sido incapaces de creerle. Si únicamente nos guiamos por la razón, no podremos entender el gran misterio de la vida. Ni siquiera reconoceríamos a ese Jesús que ha resucitado aunque lo tuviéramos justo al lado, como le ocurrió a los peregrinos de Emaús.

Este último film, un hito del séptimo arte, aborda como pocos las cuestiones relacionadas con la existencia, desde las diferentes perspectivas que aportan cada uno de sus personajes. Muestra la dimensión espiritual como una parte consustancial del ser humano, que no nos cierra, sino que abre nuestra percepción más allá de los límites de la razón. Para poder resucitar antes hay que morir. Y si alguna vez ha habido un milagro en el cine, ese es el de Ordet.