estrellas-4
Título original: The Passion Of The Christ
Año: 2004
País: Estados Unidos
Duración: 126 min.
Género: Drama, Histórico
Categoría: Jesucristo
Calificación moral: +18
Director: Mel Gibson
Guión: Mel Gibson, Benedict Fitzgerald
Música: John Debney
Fotografía: Caleb Deschanel
Reparto: James Caviezel, Maïa Morgensten, Monica Bellucci, Hristo Jivkov, Mattia Sbragia, Francesco De Vito
la-pasion-de-cristo
¿Obra maestra o película fallida? Lo que es indudable es que no deja indiferente a nadie. Rodada en latín y arameo, con una ambientación basada en las pinturas del italiano Caravaggio, relata la agonía de Jesús desde que acepta su destino en el huerto de Getsemaní, hasta su Crucifixión y su posterior Resurrección, con varios flashbacks que muestran diferentes momentos de su vida. Está basada en los Evangelios y en las visiones de la religiosa agustina Ana Catalina Emmerich, recogidas en el libro La amarga Pasión de Cristo.

Para el papel de Jesús el elegido fue el actor católico Jim Caviezel y el personaje de María fue interpretado por la actriz europea Maïa Morgensten. Ambos protagonizan los momentos más emotivos; su encuentro camino del Calvario es profundamente conmovedor.

Mel Gibson, cuyo compromiso con esta producción le hizo arriesgarse a hacerla en gran parte con dinero propio, pese a no tener unas grandes expectativas de éxito, ya había mostrado la violencia sin tapujos en Braveheart. Sin embargo, la dimensión de un personaje como Jesucristo y la dureza de secuencias como la flagelación, crearon una enorme controversia. El debate surgió entre los que apoyaban el realismo que utiliza Gibson para mostrarnos en toda su magnitud el sacrificio de Cristo y entre los que entendieron que hace demasiado hincapié en la tortura física, dejando de lado otros elementos más emocionales. Aunque el film no encuentra el justo equilibrio entre ambos aspectos al recrearse demasiado en su crudeza, es innegable su fidelidad a los hechos históricos.

Contenido cristiano
El sufrimiento tal como lo muestra película, pretende que el espectador no quede impasible ante una historia que, en la mayoría de los casos, le es de sobra conocida. Pero ante todo invita meditar sobre el amor tan grande que llevó a Jesús a entregarse por nosotros. Ese amor también se manifiesta en las escenas de la Última Cena, en la que vemos a Jesús lavando los pies de los apóstoles y despidiéndose de ellos con gran apego, o cuando ya desde la cruz, en los momentos de máximo dolor, nos regala a María como Madre.

Uno de los aspectos más sobresalientes del film es la representación de María, pues nunca antes, en ninguna de las abundantes recreaciones de la vida de Cristo, había sido mostrada con tanta hondura. Abordada desde una visión eminentemente católica, ha sido aceptada y aplaudida por el mundo protestante. La empatía con su Hijo, su recreación en los rasgos de Maïa Morgensten o su contagioso dolor como madre, elevan la película a un nivel superior.

La cinta llegó a España precedida de polémica y durante su estreno no pararon de aparecer voces críticas en televisión recalcando la violencia del film, algo insólito teniendo en cuenta la cantidad de películas violentas que se producen al año y que habla por sí solo de la trascendencia que tiene el mensaje de Cristo en el mundo, no sólo para los cristianos. Lo que consiguieron los medios de comunicación no fue sino darle publicidad gratuita, lo que en parte ayudó a que fuese un rotundo éxito de taquilla. Su recaudación superó los 600 millones de dólares, frente a los 30 que costó realizarla.

El film también fue acusado antisemitismo, ante lo que Joaquín Navarro-Valls, director de la Oficina de Información de la Santa Sede objetó que “la película es una trascripción cinematográfica de los Evangelios. Si fuera antisemita, lo serían también los Evangelios”. Además, recordó que Jesús y María eran judíos. Al fin y al cabo, ¿es anti-italiana por los romanos que aparecen torturando a Cristo?

la-pasion-de-cristo-f