3 estrellas
6
Jesus Revolution
Título original: Jesus Revolution
Año: 2023
País: Estados Unidos
Duración: 120 min.
Género: Drama, Histórico
Categoría: Películas cristianas
Edad: +13
Director: Jon Erwin, Brent McCorkle
Guión: Jon Erwin, Jon Gunn
Música: Brent McCorkle
Fotografía: Akis Konstantakopoulos
Reparto: Joel Courtney, Jonathan Roumie, Kimberly Williams-Paisley, Anna Grace Barlow, Kelsey Grammer

El pastor Chuck Smith dirige con poco brío una iglesia del sur de California. Un día, su hija recoge en su coche a un hippie llamado Lonnie Frisbee y lo lleva a casa. Los recelos iniciales de Chuck hacia su inesperado invitado se disipan al escucharle hablar con sinceridad sobre su fe. Con la ayuda de Lonnie, que es un carismático predicador, Chuck revoluciona su hasta entonces decadente comunidad. Más adelante se une a ellos Greg Laurie, un joven que ha crecido en una familia desestructurada, que no sabe muy bien hacia dónde conducir su vida hasta que conoce a Lonnie.

La película narra el despertar espiritual que surgió en California durante la contracultura y se extendió a otros lugares de Estados Unidos. Transcurre entre finales de los sesenta y principios de los setenta, centrándose en tres personajes cuyos caminos se cruzan. Su guión adapta un libro autobiográfico coescrito por uno de ellos, Greg Laurie, y está dirigida por Jon Erwin con la colaboración de Brent McCorkle.

El drama deportivo American Underdog marcó una línea diferente para los hermanos Erwin, quienes buscan ampliar su audiencia, esta vez con Andrew exclusivamente como productor. De nuevo han logrado conformar una historia de fondo cristiano con potencial para agradar, o al menos interesar, a un público normalmente ajeno al cine basado en la fe. Para este fin cuentan con el respaldo de una buena ambientación y la oportuna inclusión de una subtrama romántica entre Greg y una chica de clase alta.

En Jesus Revolution el personaje de Lonnie Frisbee define la contracultura, y la experimentación con las drogas vinculada a este movimiento, como una búsqueda de la verdad en sitios equivocados. En el film, no obstante, hay una idealización de esa ruptura con la generación anterior, que tuvo sus contradicciones y alimentó el relativismo, pero también aportó una visión pacifista e influyó notablemente en la cultura evangélica y, mediante su Jesus music, en la música cristiana contemporánea.

En un artículo de la revista Time del que se hace eco la película, su autor destacaba la «extraordinaria sensación de alegría» que los jóvenes de aquel despertar espiritual eran «capaces de comunicar», algo que queda patente en el largometraje. Igualmente se muestran, aunque sin profundizar demasiado, las incoherencias de Lonnie Frisbee, que empieza a creerse una especie de profeta y pierde el foco.

A Frisbee le interpreta con acierto Jonathan Roumie, que ha hecho una pausa en su representación de Jesús en The Chosen (Los elegidos). En una escena lo vemos hablar brevemente con su compañero en esta serie Paras Patel, el actor que da vida a Mateo. Aparte de Roumie, el resto del reparto hace un buen trabajo.

La cinta resulta agradable de ver. No le va mal su tono distendido, aunque le reste hondura. Jon Erwin y Brent McCorkle prefieren un relato luminoso para reflejar el entusiasmo de miles de jóvenes que decidieron abrazar a Cristo, mientras muchos daban la espalda al cristianismo en favor de otras experiencias.

Jesus Revolution (fotograma)