3 estrellas
6
Madre no hay más que una
Título original: Madre no hay más que una
Año: 2023
País: España
Duración: 95 min.
Género: Documental
Categoría: Películas cristianas
Edad: +7
Director: Jesús García Colomer
Guión: Jesús García Colomer, Javier González Scheible
Música:
Fotografía: Javier González Scheible
Reparto:

Jesús García Colomer vuelve a ponerse tras la cámara, después del éxito de público que logró con su documental dedicado a Medjugorje. En su tercer largometraje como realizador entrevista a seis madres de familia, que priorizan día a día el bienestar de sus hijos sin dejar de lado otras facetas de su vida.

Esta película impulsada por Gospa Arts y distribuida por European Dreams Factory llega en un momento donde la drástica bajada de la natalidad, en muchos países, se está convirtiendo en un importante problema. En este contexto, el film nada a contracorriente ofreciendo una visión positiva de la maternidad, que está perdiendo buena parte del valor social que se le otorgaba. Y esto viene sucediendo mientras aumenta el número de establecimientos hosteleros que prohíben la entrada a los niños y cada vez más centros comerciales abren sus puertas a animales de compañía.

En Madre no hay más que una asistimos a varias historias cotidianas contadas por María, Olatz, Isa, Blanca, Beatriz y Ana. No presenta la maternidad como algo idílico, ya que no se oculta que conlleva una renuncia personal y que puede dificultar la conciliación laboral o acarrear embarazos complicados, incluso algunos que no acaban bien. Sin embargo, las entrevistadas expresan una felicidad que va más allá de los contratiempos que surgen. Lo que transmiten es que sus retoños les hacen sentirse plenas.

Las madres que participan en el documental son mujeres con formación, que proporcionan interesantes reflexiones. Una de ellas explica que le encanta ejercer la enseñanza, pero que no puede poner su actividad laboral al nivel de sus hijos, quienes lejos de cortarle las alas le ayudan a afrontar su trabajo de un modo saludable. Otra de las intervinientes habla de que la maternidad le llevó a salir de sí misma. En general manifiestan que, aunque intentan ser buenas madres, asumen que no son perfectas. En los testimonios también queda reflejada la incomodidad por los juicios ajenos, porque la mayoría tienen familias numerosas.

La película contiene momentos emotivos y alguno sorprendente. Está desarrollada desde una base cristiana y, a lo que implica ser madres, las entrevistadas añaden lo que supone para ellas sentirse hijas de María. Ahí el largometraje conecta con los anteriores de Jesús García Colomer, quien entrega una cinta que se sale de los cánones establecidos, con un enfoque opuesto al individualismo imperante.

Madre no hay más que una