3 estrellas
6
El latido del cielo
Título original: El latido del cielo
Año: 2023
País: España
Duración: 75 min.
Género: Documental, Biográfico
Categoría: Películas cristianas
Edad: +7
Director: José María Zavala, Borja Zavala
Guión: José María Zavala
Música: Luis Mas
Fotografía: Emmanuelle Princi
Reparto:

José María Zavala retoma la figura de Carlo Acutis, esta vez con la codirección de su hijo Borja. El cielo no puede esperar, su anterior documental sobre el joven italiano, es el más visto hasta la fecha del realizador madrileño, lo que refleja el interés que suscita la vida de este millennial, fallecido en 2006 a los quince años y beatificado en 2020 por el papa Francisco.

No es la primera vez que José María Zavala dedica dos películas a un mismo personaje, algo que ya hizo con el Padre Pío. En esta segunda aproximación a Carlo Acutis hay dos novedades. Una de ellas está en su indagación en varios milagros eucarísticos, tomando como hilo conductor las investigaciones de Carlo relacionadas con el tema, que este compartió en su web y en una exposición. La otra aportación novedosa viene dada por las entrevistas a más personas que lo conocieron directamente, supliendo lo que se echaba en falta en la anterior.

El latido del cielo tiene un interesante inicio que nos lleva a Italia, Polonia, México y Argentina, documentando milagros en formas consagradas, donde se encontraron tejidos y sangre. Esta parte, narrada con cierto suspense, cuenta con la participación de expertos que explican una serie de fenómenos que van más allá de la razón. Más adelante, la cinta también se adentra en las apariciones de Fátima. Para la recreación de los sucesos expuestos se insertan unos originales dibujos animados, que no desentonan.

A medida que avanza el metraje, esa exploración va dando paso a la biografía de Carlo Acutis. En esta ocasión, al testimonio de su madre Antonia Salzano se suma el de su padre Andrea. Asimismo, hablan ante la cámara su prima, uno de sus amigos o su cuidador hindú, Rajesh Mohur, que se convirtió al catolicismo. Además, vemos algunos vídeos grabados por el chico.

De entrada, no se realiza una presentación de Carlo, porque el largometraje parece estar planteado como una continuación de El cielo no puede esperar, en la que se ofrece información adicional y la inclusión de milagros eucarísticos. Me pregunto cuál habría sido el resultado de aglutinar todo este valioso material en un único documental. Se trata, no obstante, de un díptico con dos partes que se complementan.

En este nuevo film no figura como colaborador el experimentado Miguel Gilaberte, el director de fotografía habitual de José María Zavala. Quien sí repite, en relación a su anterior película, es el músico Luis Mas, firmando la banda sonora y la canción de los créditos finales.

El latido del cielo