3 estrellas
6
Visión
Título original: Vision – Aus dem Leben der Hildegard von Bingen
Año: 2009
País: Alemania, Francia
Duración: 110 min.
Género: Drama, Biográfico
Categoría: Películas cristianas
Edad: +13
Director: Margarethe von Trotta
Guion: Margarethe von Trotta
Música: Christian Heyne, Hildegard von Bingen
Fotografía: Axel Block
Reparto: Barbara Sukowa, Heino Ferch, Hannah Herzsprung, Lena Stolze, Alexander Held, Sunnyi Melles

Principios del siglo XII. Cumpliendo con una costumbre medieval de ofrecer el décimo hijo a la vida religiosa, los padres de la pequeña Hildegard entregan a la cría al monasterio de Disibodenberg. Años más tarde, estando ya consagrada como benedictina, al fallecer su maestra Jutta sus hermanas la eligen para ocupar el cargo vacante de abadesa, pese a su juventud. Durante ese mismo periodo Hildegard le revela a Volmar, su confesor, que ha tenido visiones desde temprana edad. Una vez superado el escepticismo inicial ante tal afirmación, las autoridades eclesiásticas le dan permiso para recoger por escrito sus visiones. En esta labor la ayudarán Volmar y, posteriormente, su discípula Ricarda.

La veterana cineasta Margarethe von Trotta ha conformado con oficio esta austera biografía de la santa alemana Hildegard von Bingen, una mística de mente privilegiada, que fue compositora, escritora y doctora a la vez que monja. También era una mujer de férrea voluntad, como subraya el relato, fundadora de un nuevo monasterio en Rupertsberg, con el fin de separar a su comunidad de religiosas de los monjes de Disibodenberg.

La película plasma la oscura etapa que atravesó la Iglesia católica en la Edad Media, sin los excesos sobre este tema de otras producciones. Aunque hay un tratamiento algo maniqueo de ciertos personajes, el acercamiento a la época resulta de interés dentro de la aridez del conjunto. Por otra parte, el film nos presenta a una santa que se postula en favor del cultivo de la piedad, frente a los castigos físicos excesivos para mortificar el cuerpo, apelando a las palabras de Jesús: «Misericordia quiero y no sacrificio» (Mt 9, 13).

Uno de los puntos fuertes de la propuesta reside en su desarrollo de los conflictos existentes en el seno de la congregación, un argumento habitual en este tipo de largometrajes. Quedan reflejados sentimientos que afloran en las monjas, tan ligados a la naturaleza humana como los celos, la debilidad o el orgullo. La historia coloca a Hildegard von Bingen -a la que interpreta su compatriota Barbara Sukowa- como sufriente mediadora en estas disputas.

Visión (fotograma)