La música católica en España ha girado, principalmente, en torno a artistas del estilo de Brotes de olivo, cuyas suaves canciones sonaban durante las misas. De ahí que llame la atención el rock cristiano de La voz del desierto, más si cabe al tratarse de un grupo conformado por sacerdotes y seglares.

Esta formación nació en el seminario de Alcalá de Henares, donde tres estudiantes que se preparaban para el sacerdocio unieron su fe y su afición por la música. A finales del año 2005 publicaron Hágase en mí tu voluntad, su primer disco, y en 2013 ya van por el cuarto, titulado Él me vuelve a levantar. La Iglesia, a lo largo de su historia, ha utilizado distintas formas de llevar la Palabra y el rock también es un muy buen medio para evangelizar, especialmente entre los más jóvenes.