La hermana Glenda es una cantautora nacida en Chile, en 1971, que actualmente reside en España. Según cuenta, su vida cambió cuando a los quince años tuvo una profunda experiencia de encuentro con Cristo. Decidida a transmitir aquello que había transformado su interior, se lanzó a prestar asistencia espiritual en una cárcel de mujeres de su ciudad. Al principio no le permitían la entrada, porque era demasiado joven, pero finalmente no pudieron negarse ante su insistencia.

Otro momento clave para ella le llegó al recibir la llamada para seguir el camino de la vida religiosa. Atendiendo a esa llamada, dejó a su familia y a su novio para ingresar en las Hermanas de la Consolación en 1988. Tres años más tarde se trasladó a Argentina y después viajó a Roma para estudiar Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana. En 2000 es destinada a España, donde se doctora en Psicología por la Universidad Pontificia de Salamanca.

Lanzó su primer trabajo musical en 1998, con el título A solas con Dios. En 2002 comenzó a llevar sus canciones por diferentes lugares del mundo. Ese mismo año participó en la Jornada Mundial de la Juventud en Toronto, cantando Nada es imposible para ti, mientras Juan Pablo II repartía la comunión. Tanto este tema como su música en general son una invitación para adentrase en la oración y acercarse a Dios.